Nueva mascarilla Fructis Hair Food

Fructis Hair Food, de Garnier, es un tratamiento capilar multifunción: mascarilla, acondicionador o desenredante sin aclarado. Variando su forma de uso podrás conseguir un efecto cosmético u otro.

 

nueva mascarilla fructis hair food 3 en 1

Textura muy fluida.

 

Los productos Fructis Hair Food han irrumpido en el mercado con fuerza, de la mano de una campaña de marketing bastante potente, aunque su aceptación por parte del consumidor se debe a otros factores.

 

 

Yo soy de esos usuarios que recomienda el producto, si pienso en la cosmética habitual en supermercados o hipermercados.

 

 

Acompáñame en esta entrada y te contaré cómo llegué a probar Hair Food (te vas a reír), qué puntos fuertes y débiles le encuentro y si es cierto todo lo que aseguran en la publicidad.

 

 

¿Por qué probé las mascarillas Fructis Hair Food?

 

Te dije que te ibas a reír. Mi madre se ha hecho gufrú.

 

De unos meses a esta parte experimenta ansia viva por probar algunos cosméticos que se anuncian en televisión, esperando resultados espectaculares con una única aplicación. Y ella es reacia a usar la cosmética natural de verdad que a mí me encanta, por lo que en casa hay dos tipos de cosméticos diferenciados.

 

 

Mi madre me insistía en que quería estas mascarilla, y yo pensando “si lo llego a saber me apunto a las campañas de marketing participativo para probarlas gratis si me eligen”. Es un producto que, como tantos otros, no me había llamado la atención.

 

 

Aprovechando una oferta del 70% de descuento en la segunda unidad llego a casa con dos mascarillas diferentes, la mascarilla de plátano y la mascarilla de papaya, nutritivas y reparadoras, y al dárselas a mi madre me dice: “¿Cuál es la que riza el pelo?”

 

 

Os podéis imaginar mi cara. “Ninguna, lo reparan un poco y combaten la sequedad”. Mi madre había visto en el anuncio a una chica con melena muy rizada, posiblemente con pelo afro, y fue por eso por lo que quiso el producto. Al enterarse de que ninguna aumenta el rizo del cabello dijo que no quería las mascarillas y, como la composición no es mala y no había guardado el ticket de compra, pasé a usarlas yo. Bueno, estoy con la mascarilla de babana aún, porque los envases son inmensos.

 

Mascarillas para el pelo que hacen otras funciones.

 

En la entrada de usos alternativos de cosméticos habituales ya os hablaba de cómo muchas veces un mismo producto de belleza tiene varios usos y es mejor que comprar ciertos cosméticos específicos. Si te la has perdido o deseas repasarla, haz click en https://potiholic.com/belleza/usos-alternativos-de-cosmeticos-habituales/

 

 

No es nada nuevo que un tratamiento capilar sea acondicionador y mascarilla dependiendo del tiempo de exposición, o que sea acondicionador o leave in (acondicionador y desenredante sin aclarado) con tan sólo variar la cantidad de producto a emplear. Algunos de mis recomendados iherb (como mi acondicionador sin aclarado preferido) lo son. Lo del tres en uno ya es un poco más novedoso, aunque no han inventado tampoco nada nuevo.

 

 

 

Estamos ante un acondicionador ligero sin siliconas, que no deja el cabello pesado. Como mascarilla capilar es bastante floja y demasiado fluida para mi gusto. Como acondicionador no está mal, sobre todo porque se aclara con bastante facilidad. Y, usado como leave in, es como más me convence.

 

Para este último modo de empleo se aplica una pequeña cantidad de producto, poco más del equivalente a un garbanzo en mi melena por debajo de la cintura, en medios y puntas con el cabello húmedo pero secado con una toalla. Y se prodece a desenredar con cuidado.

 

¿98% natural?

 

El resultado es bueno, pese a que yo tengo productos mejores en casa. ¿Por qué digo esto? Porque estas mascarillas de Fructis, como la inmensa mayoría de productos capilares de gran consumo, contiene bastante alcohol cetílico. El alcohol cetoestearílico es un emulsionante, no reseca la piel o el cabello, pero una servidora no lo tolera salvo que esté en concentraciones bajas (me produce dermatitis de contacto, y descamaciones en el cuero cabelludo).

 

Así es que tengo otro producto capilar más para el arsenal de los que me gustan pero no puedo aplicarme en el cuero cabelludo. Por otro lado el alcohol cetoestearílico es lo que yo llamo un ingrediente de relleno, en el sentido de que no tiene efectos cosméticos visibles, sino que se usa para que el producto esté más presentable. Lo bueno de Fructis Hair Food frente a otros cosméticos de la competencia es que ha rebajado la proporción de este ingrediente, por ello el producto es muy fluido y se aclara con facilidad. Y, la trampa, es que incluyen el cetearil alcohol como ingrediente natural, que lo es (como casi todo), pero no es algo que tenga un efecto cosmético por sí mismo más allá de cierta sensación emoliente en la piel que se supera con facilidad con cualquier aceite o manteca vegetal.

 

Si deseas saber más sobre este ingrediente, puedes consultar la ficha de seguridad del alcohol cetoestearílico.

Vegano.

He leído críticas a que esto era un reclamo engañoso y, en principio, no lo es. Existen infinidad de cosméticos veganos en cuanto a composición, y en Europa está prohibida el testing de cosméticos en animales, luego es también cruelty free. Hay quien dice que algo no cruelty free no puede ser vegano y estoy de acuerdo.

 

La polémica vino porque Fructis y Garnier forman parte del monopolio L’oreal, como tantas otras marcas cosméticas, y L’oreal vende sus productos en China, donde las leyes a día de hoy aún exigen que los productos cosméticos y de higiene QUE SE VENDEN EN SU TERRITORIO se testen en animales.

 

En China se pueden comprar productos cruelty free si se piden al extranjero y también se pueden fabricar cosméticos libres de experimentación animal siempre que no se vayan a vender dentro del territorio nacional.

 

Pese a ser fanática del cruelty free desde la adolescencia, la complejidad de hacer un boicot a todas las empresas que venden sus productos en China me hace pensar en otro medio. El no testeo en animales allí está cerca pero se conseguirá por otros medios (os debo una entrada sobre la cosmética en China). Y los productos que se venden fuera de China no están testados, luego yo acepto pulpo como animal acuático, pese a preferir otras opciones.

 

 

Lo que no puedo hacer es imponer mis requerimientos éticos a otros consumidores, como es el caso de mi madre, que fue quien decidió que se compraran estas mascarillas aunque luego no las quiso.

 

Precio.

El precio habitual es de 5.95 euros por envase de 390 ml, y es habitual encontrar ofertas comprando dos unidades a la vez. Para mi es un producto low cost y medium quality.

Rumores.

 

Se dice que tras agotar los lotes van a reformular el producto para que lleve menos principios activos naturales. Podrían hacerlo pero, ¿por qué? Creo que es un bulo que forma parte de la propia campaña de lanzamiento de Hair Food, para hacer que todo el mundo lo pruebe ahora, “mientras sean las mascarilla buenas”.

 

En cualquier caso, consultando el INCI y comparando con un envase del verano 2018 se podrá comprobar si lo hacen, que lo dudo.

 

Como conclusión final, dejando el tema del testeo en China a un lado (es curioso que para otras empresas de L’oreal nadie diga ni mu), si sois usuarios de cosmética de gran consumo y buscáis un acondicionador decente y barato, o un desenredante que no apelmace el cabello, le deis una oportunidad al producto.

 

 

A los niños les va a encantar por el aroma afrutado que deja en el cabello durante unas horas.

 

Besitos de mapache.un mapachito gif

Summary
Review Date
Reviewed Item
Nueva Mascarilla Fructis Hair Food
Author Rating
41star1star1star1stargray

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Potiholic Blog de Belleza .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.