Propiedades del aceite de arbol de te

¿ Para qué sirve el aceite de árbol de té ? Usos cosméticos y propiedades medicinales.

Tocixidad y precauciones de uso del árbol de té.

 El aceite de árbol de té es el que se obtiene de la planta Melaleuca alternifolia y no de la verdadera planta del té, Camellia sinensis. Pese a su olor un poco fuerte ( y un pelín desagradable ), es uno de los pocos aceites esenciales que pueden aplicarse puros en la piel, como sucede con el aceite esencial de lavanda. De todas formas, para ciertos usos, el aceite de árbol de té debe emplearse rebajado.

ejemplar-de-arbol-de-te-malaleuca-alternifolia

 Las propiedades medicinales del aceite de árbol de té más conocidas son las relacionadas con su acción antiséptica y antifúngica, pero no todo el mundo sabe que el árbol de té nos ofrece un aceite que también es regenerante, aunque no tanto como los aceites de rosa mosqueta o de argán.

 Sobre la piel limpia y seca, recordad, no sobre mucosas, se puede aplicar puro para tratar problemas de hongos en pies y, con suerte y constancia, en las uñas, aunque esto último es algo que da guerra hasta con fármacos específicos según cuentan quienes lo padecen.

 El olor de este aceite ayuda a combatir parásitos externos tanto en personas como en animales, pero no los mata, se emplea como preventivo o para potenciar el efecto de otras sustancias en caso de piojos, pulgas, etc.

 Tal vez la fama del aceite de árbol de té y el motivo por el que muchos lo conocemos es por su acción como tratamiento natural del acné. Para estos casos, se aplica puro, directamente en los granos, dos o tres veces al día. No hay problema si algún granito ha estallado recientemente, se puede aplicar de la misma manera. ¿ Por qué es efectivo para tratar el acné tanto juvenil como adulto ? Pues porque presenta a la vez propiedades bactericidas, regenerantes y seborreguladoras. No todo el acné va acompañado de una piel muy grasa, pero el aceite de árbol de té no es una sustancia que puede dejarnos la piel demasiado reseca, como sucede con los compuestos alcohólicos, por eso se puede decir que sirve para todos las cosas que no sean de una severidad extrema.

 Las propiedades regenerantes y seborreguladoras, unidas a la acción fungicida, hacen del aceite de árbol de té un ingrediente muy efectivo en el tratamiento de la caspa, que al fin y al cabo de deja de estar producida por un hongo. En caso de sufrir caspa no es necesario comprar un champú específico con este ingrediente, basta con añadir entre dos y cuatro gotas a la cantidad de champú que vayamos a usar en el cuero cabelludo, justo en el momento de su uso. Se puede añadir a productos anticaspa para potenciar su efecto, o intentarlo con champú de base limpiadora suave cuando la caspa va acompañada de problemas de descamación por tener el cuero cabelludo muy sensible. En estos casos también podéis añadir dos o tres gotas de aceite esencial de lavanda a la mezcla, los resultados son sorprendentes.

 Diluido en las concentraciones adecuadas para cada caso, sirve para tratar infecciones vaginales y para la higiene de las hemorroides externas. Existen geles de higiene íntima enriquecidos con aceite de árbol de té y ayudan a prevenir que se repitan los contagios de cistitis en mujeres muy propensas. Para que os hagáis una idea, estos geles íntimos suelen contener en torno al 1 % de aceite de árbol de té, pos favor, no os lo apliques puro en mucosas.

 También se emplea aceite de árbol de té diluido para hacer enjuagues con los que tratar los problemas de gingivitis. Para este uso, como no se traga, se puede usar el producto que tengáis en casa siempre que sea puro ( sin aditivos raros o potencialmente tóxicos ), para hacer la dilución. Estos colutorios caseros sirven a la vez para tratar aftas y problemas de estomatitis ( inflamación de la cavidad bucal ).

 En herboristerías y en parafarmacias pueden encontrarse mezclas con aceite de árbol de té para aplicar en el conducto auditivo externo y prevenir otitis. Aunque son mezclas sencillas, el oído es muy delicado, no consejo prepararlas en casa por el riesgo de contaminación.

 Pese a que hay médicos naturalistas que prescriben aceite de árbol de té para uso oral, en dosis muy bajas, que a nadie se le ocurra tomar el que tiene en casa porque con un 99.9% de probabilidad de acierto no será apto para su uso oral. Próximamente os subiré algunos remedios caseros donde se emplea el aceite de árbol de té, para que veáis que tiene múltiples aplicaciones. Recodad, jamás lo ingiráis ni lo apliquéis en forma concentrada sobre mucosas.

 Para finalizar, inhalar los vapores de este aceite produce un efecto purificante en las vías respiratorias superiores. En aromaterapia se emplea como estimulante del sistema inmunológico.

 Besitos de mapache.