Sorpresas agradables Ladival

Hola, potihólicas y potihólicos:

 Como ya sabréis soy fan de muchos productos Ladival y Multilind, ambos de la empresa STADA. Ladival es la gama de protectores solares y ofrece varios productos para pieles atópicas junto con otros para pieles grasas, y todos ellos hipoalérgénicos y de gran calidad. Ya no debo comprar el único producto adecuado a mi tipo de piel que se fabrique, sino que puedo elegir entre varias opciones, todo un lujo para quienes tenemos la piel problemática por varios motivos. Además los solares Ladival cuidan tanto la piel que me permiten prescindir de la hidratante.

 El caso es que yo no sabía que Ladival tenía también suplementos para hacer la piel más resistente a las radiaciones solares. Cuando iba de vacaciones a zonas mediterráneas siempre me tomaba un mes antes algún suplemento de betacaroteno, pero ahora apenas tomo el sol y ya no veraneo. Recibí los comprimidos Ladival junto con otro producto del cual os hablaré en breve ( lo que os decía, hay muchas opciones ) y al leer la composición mis ojos debieron iluminarse: ¿ y si quizás, sólo quizás, aliviase la artrosis ? No estoy loca, a no más que el año pasado… creo. Resulta que los comprimidos Ladival apuestan por una serie de principios activos antioxidantes que se han mostrado efectivos a la hora de controlar los procesos inflamatorios y que, combinados con otros, alivian los dolores de la artrosis ( recordemos que la artrosis no tiene cura, sólo se puede aliviar un poco los síntomas ).

 Las cápsulas Ladival proporcionan extracto de té verde, rico en numerosos antioxidantes con distintas acciones, desde la mejora de las defensas naturales de la piel frente a las radiaciones solares hasta un efecto antiinflamatorio natural, pasando por la reducción de la probabilidad de desarrolar algunos tipos de tumores y terminando por un efecto detox que ayuda a combatir el acné. Otro de los principios activos de las cápsulas Ladival es el extracto de melón, en pequeñas cantidades, y el extracto de uva roja. Este último es rico en resveratrol, del cual ya os hablé en su día. Se completa la acción de estos comprimidos con otros dos antioxidantes que son la vitamina C y el selenio. El selenio es un oligoelemento imprescindible para la vida, y de nuevo se emplea en suplementos nutricionales enfocados a reducir la inflamación articular.

 Al comenzar a tomar Ladival también inicié un tratamiento con mejillón de labio verde ( prometo hablar de él ) para potenciar los efectos antiinflamatorios, aunque el Perna canaliculus actúa por acumulación y no se notan sus efectos hasta transcurridos dos meses, que no han pasado. Por otro lado, yo soy una gran consumidora de té blanco y de té verde, no creí que un suplemento fuera a dejarme sentir nada. Pero sí lo ha hecho. Como apenas me expongo al sol y encima mi piel es de las que se broncea con facilidad sin quemarse, no podría deciros si este producto ha aumentado la resistencia de mi piel frente a las radiaciones solares, pues ya es elevada por genética. Pero sí puedo asegurar que el aspecto de la piel ha mejorado, en especial en hombros y espalda, donde suelo tener algún granito por el tema de andar echando muchas cremas para calmar el dolor. Además al tomar Ladival por las mañanas noto la cabeza más despejada unas horas. En cuanto a la inflamación articular, creo que algo sí hace, y os recuerdo que aún no ha dado tiempo a que el otro producto haga su efecto. No obstante la prueba de fuego será en los meses fríos.

 El precio de una caja de 30 cápsulas, un tratamiento para un mes, anda por los 13 euros. Mirando por internet he visto que también hay un envase con 60 cápsulas y sale aún a mejor precio. Estoy acabando el envase de 30 cápsulas y, visto lo visto, voy a seguir tomándolo a diario hasta el invierno. Si en efecto me alivia, será un habitual en casa y sino, pues repetiré por los veranos porque deja la piel bastante libre de granitos y no deja de ser un producto sano. También es cierto que yo llevo todo el año una dieta antiinflamatoria natural y evito precocinados y fast food.

 El único hándicap que le encuentro al producto es que si lo tomo no me atrevo a tomar Krillium Plus de continuo, por si ingiero demasiado selenio, por eso lo mezclo con Perna canaliculus nada más. Me ha sorprendido el precio pues los nutricosméticos suelen ser bastante más caros.

 Imagino que varias de vosotros habráis probado este producto u otros similares. ¿ Vosotros habéis notado mejoría en el aspecto de la piel ? ¿ Y ya llevabais una dieta rica en antioxidantes antes ?

 Besitos de mapache potihólico 🙂