Semillas de Cañamo

Beneficios de las semillas de cáñamo como alimento. 

Hola, potihólicas y potihólicos:
Hoy voy a contaros algunos datos sobre las semillas de cáñamo o de cannabis, sobre sus propiedades nutricionales y medicinales y sobre la problemática que hay para su venta en algunos países. Por supuesto me referiré siempre al uso como alimento. Y es que las semillas de cáñamo o marihuana constituyen uno de los alimentos más nutritivos que existen en la naturaleza, y además estás desprovistas de cualquier posible efecto psicotrópico o adictivo.

Además de ser ricas en proteínas, el principal componente de las semillas de cáñamo es una mezcla de lipidos en los que el 80% son ácidos grasos insaturados. Los ácidos grasos insaturados son cardiosaludables, pues ayudan a controlar los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre y, con ello, disminuyen el riesgo de accidente cardiovascular. Además, los ácidos grasos insaturados poseen propiedades antiinflamatorias naturales, por lo que son un nutriente que debe estar muy presente en la alimentación de personas con problemas como la artritis o el reumatismo.
Konopne seminko loupane No se quedan ahí los beneficios de las semillas de cáñamo, un alimento muy rico en hierro y en magnesio. El hierro, junto con su aporte en vitaminas del grupo B de estas diminutas joyas nutricionales, hacen recomendable el consumo de una o dos cucharadas de semillas de cáñamo en caso de anemia. El magnesio ayuda en los periodos de fatiga física y mental y además se ha demostrado que previene ciertos tipos de cáncer, a la vez que mejora el estado de la piel, el cabello y los músculos. Los alimentos ricos en magnesio son una verdadera cura de belleza desde el interior.
Tanto las semillas de cáñamo como el aceite obtenido de ellas son mucho más ricos en vitamina E que el germen de trigo, otra panacea nutricional. Las propiedades antioxidantes de las semillas de Cannabis sativa hacen su consumo recomendable en caso de enfermedades degenerativas lentas como la artrosis. En los países donde no está prohibida la venta de semillas no tratadas, muchas personas consumen las semillas de cáñamo en forma de germinados para aprovecharse aún más de sus beneficios para la salud.

Y por si esto fuera poco, el aceite de cáñamo también posee propiedades medicinales. Resulta muy interesante su acción equilibrante sebácea sobre pieles tanto demasiado secas como grasas en exceso, y se usa combinado con otros aceites para tratar multitud de afecciones cutáneas o capilares.

La legislación respecto a este alimento varía de un país a otro, y por ello hay que hablar de cómo se comercializan las semillas de cáñamo. En ocasiones las semillas de cáñamo reciben un tratamiento para evitar que puedan germinar, generalmente en países donde el consumo de marihuana no está legalizado. Otras veces se comercializan peladas y trituradas, con la misma finalidad de que no puedan llegar a producir plantas, mientras en algunos países no existe problema en la venta de las semillas si proceden de plantaciones que cuentan con el derecho de explotación con fines alimentarios. A mí esta última opción me parece la más lógica. Generalmente no hay problemas con la compra o importación de harina de cáñamo, también muy nutritiva pero exenta de la mayoría de sus propiedades saludables al quedar desprovista de la gran cantidad de ácidos grasos insaturados.

Con el aceite de cáñamo tampoco suele haber problemas, pero pese a ser muy saludable (con una pequeña cantidad al día es más que suficiente para apreciar sus beneficios), ya no aporta la misma cantidad de hierro y de magnesio que las semillas, y por supuesto nada de fibra.

Por si alguien se lo pregunta, sí, consumo productos de cáñamo. El aceite más que nada para el cuidado de la piel, aunque compro uno que se puede consumir por vía oral porque yo necesito llevar una dieta antiinflamatoria, pero lo que más aprecio son las semillas peladas. Su sabor es parecido al de las nueces comunes, según dicen, aunque a mí me recuerda más al de las nueces de Macadamia, ummm…. Yo consumo las semillas de cáñamo crudas, porque me gustan así, y sin mezclar, pero se pueden comprar tostadas o añadirlas a cereales o ensaladas. Cuando no dispongo de semillas de cáñamo en su lugar tomo otras semillas con propiedades similares, semillas de sésamo, preferentemente sésamo negro. Pero de eso os hablaré en otra entrada.

Besitos de mapache potihólico 🙂

racoon gif