Karité enriquecido. Comparativa entre varias mantecas.

 La manteca de karité pura es un aliado en el cuidado de la piel seca o dañada. Pero las propiedades cosméticas de la manteca de karité pueden verse reforzadas con otros ingredientes 100% naturales.

 

El karité es un ingrediente indispensable en mi rutina de cuidado de la piel atópica, por sus propiedades nutritivas y su acción antiinflamatoria y cicatrizante natural ( recordad, está contraindicada en personas alérgicas al látex ). Pero hay zonas como el rostro en las que la manteca de karite pura resulta demasiado oclusiva, mientras que en otras necesito completar su efecto con algún aceite esencial antiséptico. Por ello este año he probado tres mantecas enriquecidas con base de karité ( shea butter ), de las que os voy a hablar a continuación. Veremos los pros y contras que les he encontrado en mi piel, sensible y con dermatitis atópica. Lo mejor de estos productos es que todos tienen un precio muy asequible para su elevada calidad.

 

mantecas de karité para el cuidado de la piel seca o atópica

 Manteca de karité al extracto de jabón negro africano Nubian Heritage.

Esta fue la primera manteca de karité enriquecida que compré, y fue por un despiste, al confundirla con la versión con aceite de comino negro y miel del jabón que me sirve para todo de esta misma casa. Podéis adquirirla en Iherb, aquí. A veces tanto este producto como la otra versión de la misma marca se encuentran agotados, por eso mi error.

 

Este karité al jabón negro africano se encuentra enriquecido con extracto de avena ( calmante de las pieles más sensibles ), aloe vera o sábila y aceite esencial de sándalo, que es un antiséptico natural. También contiene enzimas vegetales como las de la famosa fórmula del jabon negro africano también de Nubian Heritage.

 

Es un producto que me gusta, más ligero que el karité puro pero de textura sólida y uniforme, que funde al contacto con la piel. Perfecto para tratar zonas secas de la piel y de aroma agradable, pese a su excelente composición a mi no me calma la inflamación de la piel atópica con una mejora apreciable con respecto a la manteca de karité pura, que es mucho más económica.

 

Su textura es como la del envase de la izquierda de la foto superior.

 

Shea Moisture, manteca de karité sin refinar enriquecida con camomila y aceite de argán, para el tratamiento del eccema.

 

Esto es una mezcla compleja de ingredientes naturales con una textura que se muestra en la imagen inferior, entre granulosa suave y semisólida. Con un aroma floral y relajante, este producto es una maravilla. Sí, tal cual. Me encanta aplicarlo en el rostro cuando noto la piel más seca, pues la nutre y la deja muy suave, así como en el cuerpo y disfrutar de su aroma.

 

La acción cosmética principal además de la nutrición es la antiinflamatoria natural, en la línea de otros cosméticos que tengo, pero con una formulación más compleja. Entre sus ingredientes, que podéis consultar aquí, se encuentra uno poco habitual: el aceite de cártamo. Pese muy diferente de otros aceites vegetales, parece ser que los productos que contienen cártamo me ayudan a calmar la piel. De hecho he comprado el aceite puro para probarlo, aunque lo tengo sin abrir a la espera de terminar algún otro para no tener demasiados productos perecederos abiertos.

 

Shea mositure posee también cierta acción antiséptica gracias a la mirra. Considero que es perfecta para pieles secas o sensibles, y sí, se puede aplicar sobre piel irritada o dañada y sentir alivio.

 

manteca corporal con karite para el cuidado de la piel de los bebés

 

Manteca de karité con miel y aceite de comino negro de Nubian Heritage.

 

Tras el descubrimiento del jabón de esta misma línea, que es mi compañera inseparable, probé por fin la manteca de karité ( 98% ) con miel ecológica y aceite de comino negro.

 

Me cuesta creer que una fórmula tan simple presente unos resultados tan MARAVILLOSOS sobre la piel erosionada, en especial cuando hay prurito o picor. Es de los productos más efectivos que he probado en ese aspecto.

 

Hay un «pero», y es que con su uso continuado en el rostro termina apareciéndome algún granito en las zonas donde no presento atopía, al cabo de unas dos semanas. Y es una lástima porque también adoro el aroma de este producto, como me sucede con el anterior.

 

El jabón con miel y comino negro es para mi piel un milagro que lo mismo me cura granitos que me salen a veces en la espalda, relacionados en ocasiones con algunos alimentos que tengo sin identificar, como me elimina la caspa seca o ayuda a que se cure antes una herida abierta. Se puede aplicar sobre quemaduras y, combinado con la manteca enriquecida de karité de la misma línea, forman el combo perfecto para el cuidado de la piel más reseca y dañada. Se nota mucho cómo las heriditas cicatrizan antes y también para controlar las veces en que el nacimiento de las cejas se me descama.

 

Como curiosidad, Nubian Heritage indica en sus mantecas de karité que, por tratarse de un producto natural, pueden presentar variaciones en su aspecto. En el último pedido a iherb añadí dos envases de este último producto al carrito de la compra, y en la primera imagen podéis ver la diferencia de texturas de ambas. La de la izquierda es la habitual, pero la de la derecha se extiende mucho mejor. La efectividad de ambas es idéntica.

 

Al final, como por mis problemas atópicos gasto mucho karité, van a formar parte de mis cuidados habituales tanto Shea Moisture como la variedad con aceite de comino negro de Nubian Heritage. De Shea Moisture quiero probar más productos, cuando haya promoción, y con Nubian Heritage estoy en ello. Fuera de brotes, para el cuidado del rostro prefiero seguir con MuLondon o con aceites vegetales, puros o enriquecidos con aceites esenciales ( Fontesanta Otoñal ). Las cremas de MuLondon también contienen una elevada proporción de manteca de karité, pero rebajada con jojoba.

 

Estas mantecas enriquecidas a base de shea butter pueden usarse en las puntas del cabello, o incluso en el cuero cabelludo muy seco, como se hace con la manteca pura de karité o con el aceite que resulta del refino de la primera. Pero dado que hay diferencia de precio con las versiones puras, no lo he probado en la melena.

 

Si como yo casi dependeís del karité en vuestra rutina diaria para el cuidado de la piel, os animo a probar alguna de estas versiones con más ingredientes de apoyo. No digo que las mismas que yo, mi piel tiene unas necesidades muy particulares, el caso es que hay bastantes variedades y, cuando se encuentra la adecuada o adecuadas, enamoran. Además cunden muchísimo si lo comparamos con una crema o loción hidratante convencional.

 

Besitos de mapache potihólico.

racoon gif

1 comentario

  1. Superfan de la manteca de karite la compro ecologica pura 100 gr a 15 euros y compre una dificil de encontrar pranarom ecologica la misma cantidad 8.5 euros en parafarmacia de la junquera pero en barcelona no la encuentro …voy a comprar de 500 gr en amazone a ver q tal . Yo le añado los aceites

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Potiholic Blog de Belleza .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.