Antocianinas o los antioxidantes por descubrir

 Las antocianinas, un grupo de antioxidantes saludables que no deberías ignorar.

 Fuentes naturales de antocianinas. Qué alimentos nos aportan antocianinas.

Hola, potihólicas:
 Voy a hablaros de una palabra que posiblemente no os suene a la mayoría: antocianinas. Las antocianinas son un antioxidante del grupo de los flavonoides, de hecho son un grupo de antioxidantes de por sí. Me sorprende que aún no nos hayan metido las antocianinas hasta por los ojos, incluyendo en los productos cosméticos, pues con el resveratrol, que también se sigue estudiando como sucede con las antocianinas, ya llevan unos años haciéndolo.
 Los antioxidantes están de moda y además son la clave para prevenir en la medida de lo posible una buena lista de enfermedades. Pero no todos los antioxidantes poseen las mismas propiedades terapeúticas, por ello se agrupan en función de su estructura molecular, que al final es la que determina sus propiedades. Las antocianinas son unos pigmentos que producen de manera natural algunas plantas para protegerse de las agresiones medioambientales, incluidas las radiaciones UV. Su color va desde el azulado del grupo -CN hasta tonalidades rojizas. De manera general se encuentran en las bayas, en especial en moras, uvas negras y arándanos del tipo mirtilo, y en algunos alimentos como la lombarda.

ojo-mirada

 Las antocianinas me tienen embelesada, porque parecen una fuente inagotable de salud. Cuanto más se investigan, más beneficios se descubren, aunque son unos antioxidantes frágiles, susceptibles de degradarse ( en cristiano, de echarse a perder ) cuando se juntan con otros compuestos como la vitamina C

 Las propiedades medicinales del consumo de una dieta rica en antocianinas que han sido demostradas en humanos hasta el momento ( sólo cuento las leídas en fuentes fiables ) son las siguientes: mejora de la microcirculación, en especial de la agudeza visual y de la memoria cuando ésta falla por mal riego, como en el caso de las personas mayores; asociada a otras plantas o alimentos medicinales, alivio de los síntomas del vértigo de origen otorrinolaringológico; mejora de la resistencia de los microcapilares, lo que se traduce en una piel más uniforme. Además, las antocianinas poseen efectos antienvejecimiento, siempre que vayan acompañados de un cuidado global, y previene hasta cierto punto la aparición de determinados tipos de tumores, que aún se siguen estudiando.
 En el campo de la belleza, el consumo de alimentos ricos en antocianinas de manera regular se traduce en una piel más bonita, menos arrugada siempre que nos protejamos del sol y no fumemos, y sobre todo puede ralentizar la formación de arañas vasculares y cuperosis, pero eso a muy largo plazo. Recordad que no conviene consumirse junto con alimentos muy ricos en vitamina C, es mejor espaciar un par de horas un tipo de alimentos y otros.

frambuesas-frutas-rojas-antocianinas

 ¿ Cómo puedo ingerir antocianinas todo el año ? Eso os lo cuento en un próximo post, ha sido todo un descubrimiento para mí, que hasta ahora recurría a temporadas a comprimidos de mirtilo liofilizado.

 Por cierto, ¿ os interesarían unas pocas entradas sobre química muy básica para aprender a descifrar mejor las etiquetas de los productos quienes sois de letras ? Si es así, indicádmelo en los comentarios, tendrían una introducción seria y luego ya hablaríamos de manera relajada de lo que sea de utilidad como consumidores de a pie.
 Besitos de mapache potihólico 🙂