Tronco de Navidad de Lush


 Lush, opinión sobre la limpiadora facial no jabonosa Tronco de Navidad. Experiencia en piel sensible y atópica.

Hola, potihólicas:
¿ Os imagináis lavaros la cara con pasta de mazapán afrutado ? Pues algo así es lo que sentiréis si os animáis a probar la limpiadora Tronco de Navidad de Lush. Me he dado prisa en escribir es post pese a tener otros pendientes porque este producto es de edición limitada, y ya lleva a la venta cerca de un mes.
En mi ciudad no hay tiendas Lush, y como hice pedido hace pocos meses, me daba rabia pagar los portes sólo por un producto, ya que son fijos, lo mismo si pides una caja llena que si eliges una limpiadora de 100 gramos, como era mi caso. Por suerte existen las poticamellas, esas amigas que amablemente se ofrecen a ir de poticompras por nosotras a cambio de devolver el favor de la misma forma.
Por lo visto la limpiadora Tronco de Navidad de Lush la preparan del tamaño como de un brazo de gitano, a modo de rollo de sushi, pues va envuelto en alga nori y todo. Después, cortar un trozo de unos 100 gramos y lo venden en la típica caja de rosca negra de la casa Lush Cosmetics, con la fecha de caducidad y la lista INCI de ingredientes.
El aspecto de la limpiadora Tronco de Navidad es el de un mazapán con tropezones pequeñitos, y huele muy parecido. No es broma, hay que tenerlo fuera del alcance de los niños.

En cuanto a la textura, al ser la almendra molida, la arcilla blanca y la glicerina los ingredientes mayoritarios, recuerda mucho a la limpiadora Piel de Angel. No obstante, por contener manteca de cacao, que crea una capa aislante en la piel, Tronco de Navidad resulta más adecuada para pieles entre normales y secas, , es más nutritiva que Angels on Bare.
Los tropezones son auténtico arándano rojo, y para dar aroma emplean aceite esencial de almendras ( en la vida lo había escuchado ) y de mandarinas, junto con aceite esencial de vetiver, fresco. ¡ Si hasta incluye brandy en su composición ! Pero hay algo que no me gusta, y es que añaden perfume sintético. Si querían darle un aroma intenso y goloso podrían emplear oleorresina de vainilla, o un poco de aceite esencial de canela.
La limpiadora Tronco de Navidad así como la limpiadora Piel de Angel poseen una acción exfoliante muy suave, gracias a las almendras molidas. De hecho es tan suave que está concebida para usarse una o dos veces al día y, en mi opinión, si sois aficionadas a exfoliar la piel del rostro acabaréis necesitando otro producto adicional. A mí sin embargo estas limpiadoras me vienen muy bien dado que casi nunca exfolio el cutis por tener la piel muy sensible.
La forma de uso es sencilla, se toma un peñizquito de producto y se coloca en la palma de la mano. A continuación se añaden unas gotas de agua y con la mano que no tiene el producto se amasa un poquito, para obtener una pasta. Y ya está listo para aplicarlo por la cara y el cuello con un suave masaje que puede prolongarse tanto como queráis porque no irrita la piel.
El precio de 100 gramos de producto es de 8.50 euros. Personalmente no me parece ni caro ni barato: cunde mucho y es cierto que si se hiciera de manera casera saldría más económico, pero hay ingredientes que no se consiguen con tanta facilidad y la comodidad es un grado. Digamos que es un capricho que no desequilibra el presupuesto.
Casi se me olvida, yo la he estado usando con la piel sin maquillar, no sabría deciros si es un buen desmaquillante o no, aunque de buenas a primeras me da la impresión de que es mejor retirar el maquillaje antes con una leche limpiadora o similar, no vaya a ser que con el masaje acabemos introduciendo impurezas en la piel ( son cosas mías ).
Si alguien se está pensando si comprarlo o no y tiene la piel normal o seca, daos prisa, cuando se agotan no hay más hasta el siguiente otoño. Si tenéis la piel grasa es posible que esta limpiadora no os vaya bien.
Besitos de mapache potihólico 🙂

votar