Remedios caseros con calendula

Usos de la flor de caléndula para mejorar algunas dolencias. ¿ Cómo hacer aceite de caléndula casero ? ¿ Y un tónico de caléndula ?

 Una de las entradas más populares de Potiholic en los dos últimos años ha sido la que trata sobre las propiedades medicinales de la caléndula, enfocado al uso externo del oleato que se obtiene macerando las flores de esta planta medicinal en aceite vegetal. Este producto, el llamado aceite de caléndula, puede adquirirse ya preparado, como hago yo, o bien hacerse en casa de forma artesanal quien tenga la planta cerca, que no es mi caso, y preparar producto para varios meses. Pensando en quienes tienen pueblo o van al campo y puede ser que tengan esta planta medicinal a mano, os dejo una serie de recetas caseras con caléndula como ingrediente fundamental.

flor de calendula planta medicinal

 – Receta para preparar aceite de caléndula.

 El primero, no podía ser otro, es cómo realizar un oleato o macerado de caléndula, cómo hacer aceite de caléndula casero. Esta receta explica el procedimiento estándar, no se basa en mi experiencia porque, como explicaba al inicio de la entrada, yo no dispongo de la planta con facilidad y lo compro ya elaborado. Este aceite será útil en el tratamiento natural y cuidado de pieles sensibles, irritadas o con dermatitis.

 Para elaborar un oleato se emplean siempre plantas secas. En el caso del aceite de caléndula, se usan flores y hojas secas y trituradas, que se cubrirán con un aceite vegetal en un frasco opaco o bien de vidrio esmerilado. De manera aproximada, se puede poner una tercera parte en volumen de la planta, y el resto que sea aceite. Los mejores aceites vegetales para este uso son el aceite de almendras dulces y el aceite de avellanas ( mucho cuidado si sois alérgicos a los frutos secos ), porque son aceites de base adecuados en principio para todo tipo de piel y que, por su ligereza, penetran mejor en las capas externas de la epidermis, haciendo alcanzar a los principios activos de la caléndula una mayor profundidad.

 En la receta de preparación del oleato de caléndula existen dos variantes. Una de ellas aconseja llenar el frasco hasta que rebose, para asegurar al cerrarlo que no entra aire que reduzca por oxidación las propiedades medicinales del producto. Otra permite no dejar el producto a rebosar, para poder agitarlo mejor, aconsejando en cambio usar un poco de tocoferol o vitamina E, o en su defecto un chorro de aceite de girasol, para que actúe como antioxidante liposoluble natural.

 Sea como fuere, una vez cubierta la planta con el aceite elegido y cerrado el frasco, se deja reposar durante una semana o diez días, agitando con suavidad el frasco dos o tres veces por jornada. Al emplearse un envase opaco puede aprovecharse para obtener mayor concentración de principio acticco dejándolo durante al día al sol ( si es que hay ).

 Transcurridos los siete o diez días días se filtra la planta triturada y el aceite obtenido se vuelve a guardar en el mismo frasco de vidrio esmerilado u opaco, donde se conservará en lugar fresco, ahora sí, al abrigo de fuentes intensas de luz.

 Los otros trucos caseros donde se emplea caléndula son mucho más sencillos de explicar.

– ¿ Cómo hacer un tónico de caléndula casero?

 Los tónicos de caléndula comerciales están cobrando popularidad cuando mucha gente desconoce el remedio de nuestras abuelas para calmar la piel sensible. A falta de agua de caléndula o maravilla, dado que su producción como aceite esencial es relativamente escasa ( recordemos que las aguas florales son subrpoductos de la destilación de los aceites esenciales correspondientes ), preparaban una infusión con unos 10 gramos de hojas secas de flor de caléndula ( una cucharada abundante ) por taza de agua y lo dejaban reposar antes de filtrarlo.

 Este tónico debe conservarse en nevera para que aguante hasta tres días en perfectas condiciones. No es recomendable alargar su uso mucho más porque, a diferencia de lo que sucede con los hidrolatos, las infusiones contienen materia vegetal sólida en suspensión que acelera el proceso de putrefacción.

 – Remedio casero contra las contusiones con caléndula: En muchos preparados para músculos o articulaciones doloridos por traumatismos, o incluso para aliviar la pesadez de piernas y pies, aparece la caléndula como ingrediente. Ya os comento que el aceite de caléndula sin más no sirve, debe reforzarse con otras plantas medicinales, bien usando aceites esenciales y oleatos,  bien preparando otro macerado similar al anterior. Si disponemos de los ingredientes secos y triturados, podemos preparar un oleato de la misma manera que se explica en el remedio casero anterior, con la salvedad de que ahora se utilizarán a partes iguales flores y hojas de caléndula, flores de árnica, hipérico y romero.

 Precaución: Este preparado medicinal de uso externo, por contener hipérico ( hierba de San Juan ), puede producir fotosensibilidad, por lo que es mejor usar el producto de noche si la zona afectada podría estar expuesta a luz intensa.

 – Tratamiento natural de las afecciones bucales y de garganta con caléndula: Existen en el mercado muchos y muy buenos colutorios para tratar problemas de gingivitis, que son efectivos por su acción antiséptica. Pero mientras el proceso pasa, la inflamación molesta. Se puede ayudar a calmar la inflamación de la cavidad bucal o incluso de la garganta con un colutorio casero de caléndula con el que también se pueden realizar gargarismos. Para preparalo basta con aplicar una cucharada de flores de caléndula por taza de agua y dejarlo hervir a fuego muy lento durante unos pocos minutos. Una vez hecho esto, se retira del fuego, se deja reposar tapado, y cuando esté templado o a temperatura ambiente ya puede ser usado. Acordaos de no tragarlo, pues aunque la caléndula puede ser consumida en infusión con fines medicinales, en este caso la dosis del líquido obtenido es excesiva y casi seguro que tóxica. Los enjuagues o gargarismos se repetirán dos o tres veces al día y el líquido puede conservarse de un día para el siguiente, no más.

Medicina natural para curar heridas, llagas y eccemas mediante un emplasto de caléndula: Si tenemos a mano de flores frescas de caléndula, se pueden machacar con un poco de agua hasta obtener una masa uniforme, una especie de crema. Esta masa se aplicará en la zona afectada, dejándola actuar unos minutos, y se aclarará después con agua fría o templada. Conviene dejar secar la zona tratada al aire para evitar la posibilidad de infección por la introducción de un cuerpo extraño, y cubrir la zona afectada si fuera necesario. Lo ideal sería preparar un emplasto de caléndula nuevo cada vez que se vaya a utilizar, esto es, un par de veces al día, pero si no es posible o nos produce pereza, puede guardarse la mezcla durante un día en la nevera, en un frasco cerrado y opaco.

 Y hasta aquí el post de hoy. Qué largo ha quedado :S

 Besitos de mapache.

3 comentarios

  1. Muy buena y útil la entrada. Yo lo utilizo para los masajes nocturnos de la nena, mezclado co. Lavanda!

    • blank
    • Pilar Ceva Gomez en 24/01/2017 a las 1:13 am
    • Responder

    Me encanta el jabon de Calendula. Mis manos con Ezcema se alivian y suavizan muy rapido. Yo lo uso siempre que puedo.

    1. Veo que se ma han pasado varios comentarios publicados pero sin responder, Pilar. Mil disculpas.

      Si no tienes jabón de caléndula a mano, a una mala puedes aplicar un poco de macerado de caléndula tras lavar las manos o tras la ducha, mientras compras el de repuesto.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Potiholic Blog de Belleza .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.