Medicina natural contra los excesos navideños

Medicina natural, mal llamada detox, para intentar compensar los excesos.

 Hola, potihólicas y potihólicos:

 En estos días los blogs se llenan de sugerencias para regalar en navidad, así como en enero se plagarán de entradas sobre productos para adelgazar o que prometen lograrlo. Pero como yo voy bastante contra la corriente y más en estas fechas de adviento he pensado hacer una entrada diferente, aunque útil a mi juicio. Y es que es mejor prevenir que lamentar, por ello aquí van una serie de consejos sobre medicina natural para prevenir los excesos navideños. Sobra decir que si uno se atiborra de poco van a servir estos remedios naturales.

rostro-mujer
Imagen: Fotolia

 – Bromelina y papaína, las enzimas que ayudan: La bromelina es una enzima proteolítica presente en la piña, tanto en el fruto como en el tallo y las hojas, aunque hay diferencias entre un tipo y otro. La papaína es otra enzima proteolítica muy similar, presente en la papaya. Ambas, bromelina y papaína, ayudan a digerir los alimentos protéicos y cuando uno come por demás y de todo cualquier ayuda viene bien. Por ello es aconsejable incluir piña o payapa en los postres de las comidas copiosas, pero ojo, la fruta enlatada o desecada pierde muchas de sus enzimas naturales. ¿ Qué hacer entonces ?

 Existen en el mercado comprimidos de bromelina y de papaína, en ocasiones combinados con más principios activos. La bromelina posee un efecto adicional frente a la papaína y es que ayuda a la reducir la celulitis, siempre cogiendo esto con pinzas. Es decir, desinflama las zonas con celulitis y ayuda a retener menos líquidos, pero de ahí a que sea un milagro hay un trecho. De todas formas, las dosis de comprimidos de piña son diferentes si sólo queremos tener una mejor digestión que si buscamos un efecto anticelulítico, siendo superior en este último caso.

 Yo tomo unos comprimidos de piña de la marca GHF que incluyen fructooligosacáridos y anís para facilitar la digestión. Lo empleo como protector gástrico natural cuando como fuera de casa o cuando tomo antiinflamatorios, que ya sabréis son una bomba para el estómago. El envase ronda los 3 euros. Antes de descubrir estos comprimidos masticables tomaba cuando tenía falta arkocápsulas de bromelina del tallo de la planta. Las arkocápsulas se venden como coadyuvante en el tratamiento de la celulitis pero se puede usar como os digo. El precio de las arkocápsulas es superior, aunque también la dosis por comprimido. Para mi son más completas las de GHF, pero va por gustos.

vientre-plano-mujer

 – Una infusión tras el postre: Es una sana costumbre durante todo el año, y más cuando se toman alimentos grasos. Si normalmente recomiendo el consumo de té blanco a todo el mundo, salvo a aquellas personas con una reacción excesiva a la cafeína, en estas fechas aconsejo a quien no le siente mal pasarse a los tés verde y rojo. El té verde ayuda a realizar la digestión, calma pequeñas gastritis y se recomienda para ayudar a no coger peso. El té rojo, con mayor contenido en teína o cafeína, actua más específicamente a nivel del hígado y la besícula biliar, favoreciendo la digestión de las grasas y rebajando los niveles de colesterol en sangre.

 Otras infusiones que son recomendables como colofón de una comilona son la hierbabuena, ideal para personas nerviosas y para quienes sufren dolores de cabeza como consecuencia de una indigestión, y el llamado té azul u oolong. Este té es el más purificante de todos y su contenido en estimulantes es similar al del té rojo. También puedne ayudarnos las mezclas de plantas medicinales digestivas, el caso es terminar la comilona con una infusión adecuada.

 – Alcohol con mesura y con líquidos: No me voy a enredar en el tema tan conocido de que el alcohol debe tomarse con mesura. Un poco de vino de calidad o un chupito a los postres puede ayudar a hacer la digestión de la cena de empresa, pero un exceso no será nada recomendable. Pero en navidad se suele brindar aquí y allí, por lo que aquí va el truco si os vais a exceder UN POCO con el alcohol. Es tan sencillo como tomar un vaso de agua o de zumo entre copa y copa, para asegurar al menos una correcta hidratación del organismo. No sirven las bebidas con excitantes ni la mayoría de las infusiones en este caso, porque son también diuréticas.

 Al hidratarse correctamente lo que uno hace es prevenir la resaca por un lado y, a la vez, disminuir el consumo de alcohol porque entre copa y copa se toma algo sin. Si, por compromiso, uno debe beber pero a la vez mantenerse sobrio ( caso típico de las cenas de empresa ) existe otro truco casero que consiste en tomar una cucharada de aceite crudo antes de acudir al restaurante. Con ello se dificulta la asimilación del etanol. Y hablando de etanol, mucho cuidado con donde consumís las bebidas alcoholicas.

 En estas fechas se multiplica la práctica del garrafón, algo muy peligroso. Si alguien rellenara una botella de Chivas con un Dyc, por ejemplo, “sólo” estaría estafando al consumidor. Pero si se sirven bebidas espirituosas mal destiladas es casi seguro que incluyan un porcentaje de metanol, y esta sustancia puede incluso matarnos o dejarnos ciegos. En caso de sospechar que nos han colado garrafón del malo, hay que acudir a urgencias. Allí, para sorpresa de muchos, procederán a inyectar etanol, porque el etanol desplaza al metanol. Sí, parece de locos, pero es lo que se debe hacer.

 Por ese mismo motivo, ante la sospecha de bebidas con metanol y mientras se llega al centro de salud si es que se está alejado de uno, un truco de urgencia sería tomar un chupito de una bebida alcohólica que no sea de garrafón, para que el etanol compita con el metanol.

 Al final, como este tema es muy serio, mi consejo es no consumir bebidas alcohólicas en sitios que no sean de confianza, y mucho menos en estas fechas.

 Besitos de mapache potihólico : )