Medicina natural contra el acne

 ¿ Cómo tratar el acné con medicina natural ? Remedios caseros contra granos y espinillas.

Hola, potihólicas y potihólicos:

Son pocos quienes no han sufrido acné en mayor o menor grado aunque sólo sea durante la adolescencia. También algunos hemos sufrido acné adulto o, con la ingesta de determinados alimentos, puede aparecernos alguna espinilla. En este post voy a hacer un repaso a algunos tratamientos naturales contra el acné, todos ellos muy seguros para la salud.

acne
 Mediante la medicina natural de puede atacar el tratamiento del acné de dos maneras: por vía externa o tópica y por vía interna. Por mi experiencia personal, lo mejor es combinar ambos métodos. También aclaro que en casos de acné severo, donde ya hay una infección generalizada, es imprescindible acudir al dermatólogo aunque luego se puedan emplear estos remedios caseros para complementar el tratamiento que nos sea prescrito.
 Por vía externa y siempre que no existan problemas de alergia a alguna de estas sustancias, el acné mejora con la aplicación continuada de: aceite de cáñamo, sebo regulador; aceite de árbol de té, antiséptico y regenerante; aceite esencial de lavanda, antibacteriano y capaz de acelerar la curación de las espinillas. Mientras el aceite de cáñamo puede aplicarse puro por toda la zona afectada, se recomienda aplicar el aceite de árbol de té en los granos directamente y emplear el aceite esencial de lavanda diluido. De manera general, con un 2.5 % de aceite esencial de lavanda es más que suficiente para ayudar a reducir el acné. No obstante y de manera excepcional, el aceite esencial de lavanda puede usarse puro si es en una zona muy reducida, por tanto si tenemos un grano o forúnculo especialmente feo se podrá aplicar una gota aún cuando la piel estuviese dañada.

 

arbol-de-te-malaleuca-alternifolia
 Arbol de té, Malaleuca alternifolia.
 Pero quizá mucha gente ignora que el té es un gran aliado contra el acné por sus propiedades desintoxicantes. Así, si sabemos que el acné está relacionado con la ingesta de productos muy grasos o precocinados, el té rojo activará la función hepática y repercutirá en el aspecto de la piel. En caso de no abusar de este tipo de alimentos, el té verde suele ser suficiente. Especialmente efectivo es el té verde con pétalos de jazmín, no el que sólamente está aromatizado. Ese pequeño porcentaje de jazmín suele ser suficiente para rebajar la rojez y la inflamación de las espinillas más «feas», mientras el té verde potencia el efecto antiinflamatorio y a la vez ayuda al organismo a eliminar toxinas y mejora el aspecto de la piel tanto por sus antioxidantes como por su efecto calmante de la irritación cutánea.
te-verde

 Existen muchas infusiones depurativas, si bien la mayoría de ellas no son recomendables para un uso crónico  o de larga duración como el que requiere el tratamiento del acné. Con el té se observan resultados con tan solo una o dos tazas al días, y esta dosis, salvo en personas sensibles a la cafeína ( que es lo mismo que la teína ) no presenta efectos adversos.
 Estos remedios caseros por si solos no os van a dejar un cutis inmaculado pero sí pueden reducir considerablemente el problema del acné. El truco está en la perseverancia. En mi caso, cuando sufrí de acné adulto moderado los combinaba con cremas con ácido salicílico, puesto que no tolero los principios activos más fuertes que son los que suelen recetar los dermatólogos.
 Sólo me queda recomendaros que si tomáis dos tazas de té al día no abuséis del café, que todo suma y uno puede acabar siendo adicto.
 Besitos de mapache potihólico 🙂