Licopeno para la piel: dieta versus cremas.

 El licopeno es un antioxidante con numerosos beneficios para la salud. Desde hace unos años interesa como principio activo cosmético antienvejecimiento.

 El licopeno es un tema recurrente es los blogs de belleza. ¿ Qué dice la ciencia sobre los beneficios del licopeno ? ¿ Es un antienvejecimiento eficaz en cosmética ?

 El licopeno es un antioxidante carotenoide que el organismo no puede producir no transformar en vitamina A. Dicho en cristiano, el licopeno es una molécula muy parecida a la vitamina A, aunque el cuerpo sólo la puede emplear para su función, no puede transformarla en otra cosa. No obstante, muchos alimentos que contienen grandes cantidades de licopeno aportan también betacaroteno y vitamina A.

Pero las tres son cosas diferentes.

 Como norma general, los vegetales con pigmentos rojos aportan licopeno: sandía, pomelo rosa, pimientos, y especialmente el tomate. Las propiedades del licopeno son múltiples, y los beneficios del consumo regular de licopeno para la salud ya son la repera. El licopeno es un antioxidante y previene el envejecimiento prematuro, unas cuantas enfermedades degenerativas y incluso ayuda a prevenir diversos tipos de cáncer.

Parece haber una relación entre el aumento de las defensas de la piel frente a las agresiones medioambientales y las dietas ricas en licopeno, aunque aún no hay estudios clínicos serios. Lo que sí es cierto es que los antioxidantes sí hacen la piel más resistente a las agresiones, y el licopeno, no lo olvidemos, tiene acción antioxidante. En la actualidad están apareciendo muchos cosméticos enriquecidos con licopeno, así como se producen también suplementos. He estado viendo las etapas del proceso industrial de la obtención y purificación del licopeno y, por fuerza, el producto resultante no puede ser barato.

De todas formas yo me planteo la eficacia del uso tópico del licopeno, donde de nuevo no hay estudios concluyentes.

  Explicado de manera sencilla, el licopeno se absorbe en el intestino y va por la sangre a todo el organismo. Pero no es lo mismo ingerir una determinada cantidad de licopeno de un vegetal crudo, que acompañado con un poco de aceite vegetal ( el mejor para asimilar el licopeno es el de oliva ) o incluso consumirlo tras someterlo a la acción del calor. La diferencia es tan grande que el organismo aprovechará unas 10 veces mejor el tomate frito o el kepchut que la misma cantidad de licopeno contenida en vegetales crudos, y con tan sólo añadir unas gotas de aceite de oliva a la ensalada o el zumo, mejoraremos la absorción del licopeno unas tres veces.

 No se ha probado que el licopeno pueda atravesar las paredes celulares por sí solo. Y aunque así fuera, ¿ en serio pagaríais por una crema con licopeno y renunciaríais a los múltiples beneficios para la salud que aporta su consumo ?

 Como he mencionado con el caso de las cremas con oro, el que un producto cosmético incluya licopeno en su composición no quiere decir que sea malo, tal vez sus otros ingredientes sean la bomba. Por ejemplo, yo no la uso porque no es para mi piel, pero la crema Yes to Tomatoes tiene unos ingredientes muy interesantes.

 Para finalizar, os recuerdo que el consumo de licopeno o de cualquier tipo de antioxidantes no nos libra de la necesidad de usar filtro solar.

 Besitos de mapache potihólico 🙂

Imágenes: Google, Fotolia.