La obesidad es una enfermedad

 Los peligros de la obesidad.

Alternativa a la reducción quirúrgica de estómago.

Hola potihólicas:

 En los blogs de belleza y cosmética se habla mucho también de productos adelgazantes.

 Para quien no me conozca, yo soy una firme defensora del normopeso, y tan aberrante me parece encumbrar un desequilibrio hacia el infrapeso como hacia la obesidad en nombre de la belleza, porque lo más importante y lo más bello es la SALUD.

 En España cada vez hay más población con severos problemas de sobrepeso. No hablo de 5 kilitos de más, sino de 30, 40 ó incluso 100. En estos casos se acorta considerablemente la esperanza de vida, por muy feliz que uno pueda sentirse con su imagen, que no lo discuto.

 En la mayoría de los casos el sobrepeso y el infrapeso no obedecen a causas hormonales como mucha gente asegura, sino a la mezcla de ingesta de calorías y el gasto del mismo. También hay muchas personas que no saben comer. Aunque hay otros factores que pueden modificar lo que indica la báscula, como efectos secundarios de algunos medicamentos.

 Pero se dan casos de apetitos insaciables, y con ellos el estómago se dilata a dos, tres, cuatro veces su tamaño normal, con lo que cuesta más saciarse y estamos ante un círculo vicioso. En esos casos hay quien espera largas listas de espera para una reducción de estómago, una operación que no deja de ser un tanto peligrosa ( ya la anestesia general no es inocua y luego está el riesgo de hemorragias internas ).

Conocemos un caso cercano en el que la persona casi se muere por las complicaciones, alguien que debía operarse porque sino se moría de pura obesidad. Afortunadamente hay otras opciones menos invasivas y peligrosas, aunque me imagino que debe decidir un especialista.

Hablo del balón intragástrico. Este procedimiento no es una operación quirúrgica sino que se trata de un procedimiento endoscópico y reversible. Consiste en introducir un balón deshinchado y rellenarlo hasta que ocupe un volumen determinado del estómago. Así la persona se sacia antes, o al menos se sacia cuando una persona de apetito normal.

 Además de emplearse sólo sedación en el proceso en lugar de anestesia, al cabo de seis meses se retira el balón, lo cual no deja de ser una garantía por si en algún paciente hubiera el más mínimo problema. Sin embargo, una vez cortan y cosen el estómago no hay vuelta atrás.

 Besitos de mapache potihólico.

1 comentario

  1. ¡Muy interesante tu entrada, sí, señora! Yo soy enfermera y confirmo todo lo que dices. El sobrepeso es distinto a la obesidad y, como dices, la obesidad es una enfermedad, un trastorno de la conducta alimentaria, como lo son la anorexia o la bulimia nerviosas. ¡Hay que andarse con ojos! ¡Gracias por la información!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Potiholic Blog de Belleza.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad