Infusiones para adelgazar de manera saludable

 Infusiones para adelgazar. Perder peso de forma saludable con plantas medicinales y té que no comprometen la salud a dosis normales.

 Parece ser que hay un boom con las infusiones, ahora todo el mundo las toma como la gran novedad. Yo tomo infusiones desde niña, a diario desde adolescente, y son una manera sencilla de controlar afecciones leves de diversa etiología. Hoy vamos a ver qué infusiones ayudan a adelgazar de manera saludable. Eso sí, milagros a Lourdes o a Fátima.

infusiones-para-adelgazar

 Veréis, cuando se habla de adelgazar la gente suele referirse a perder peso. Pero perder masa muscular es contraproducente. Yo llamo adelgazar a perder grasa, y si lo que se trata es de combatir retención de líquidos entonces lo llamo así, o sencillamente, deshinchar.

 Existen numerosas infusiones para adelgazar, realizadas con mezclas de plantas medicinales. Pero muchas no son saludables para un uso continuado y otras pueden tener efectos adversos. Yo voy a hablaros de unas pocas plantas medicinales de eficacia probada en el control de peso y muy saludables. La única posible contraindicación es la especial sensibilidad a alguno de sus principios activos. Pueden consumirse durante el embarazo pero con moderación, y como siempre, mejor preguntar antes al médico, que hay casos y casos.

Te verde y te rojo para adelgazar.

 La primera infusión que ayuda a perder peso es el té rojo. Se demostró hace bastantes años que quienes toman dos o tres tazas de té rojo al día pesan entre 2 y 4 kg menos que cuando no lo consumían. En personas obesas, en ocasiones la pérdida era aún mayor, y todo ello sin variar los hábitos de vida. Imaginad si ponéis un poquito de vuestra parte 😉 .

 Por otro lado el té rojo ayuda a mantener a raya los niveles de colesterol y triglicéridos y es un gran depurativo. Cuidado, el té rojo es bastante estimulante, si vais a consumir esta dosis no toméis café.

 Si el té rojo os resulta demasiado fuerte, vuestra infusión para perder peso bien puede ser el té verde. Menos estimulante, permite consumir dosis superiores sin riesgo de intoxicación por cafeína/teína. El consumo de tres o cuatro tazas de té verde al día se traduce en unos 2 kg menos de masa corporal, donde lo que se pierde es casi exclusivamente grasa. Además, al igual que el té rojo, el té verde ayuda a controlar la hipercolesterolemia y cuenta con más propiedades medicinales. Sólo las personas muy sensibles a la teína deben tener cuidado con esta infusión, casi todo el mundo la tolera muy bien.

Café verde para perder peso.

 Y de un tiempo a esta parte se ha puesto de moda el café verde. Este no se toma infusionado sino que se deja unas 10 horas en agua del tiempo, a razón de 1 grano de café por cada 10 kg de masa corporal. También se vende en pastillas pero resulta mucho más caro. Yo compré café verde ecológico de comercio justo en Don Granel para probar qué tal como antiinflamatorio natural y me quedo con el té verde. Pero cuando lo tomaba, y eso que consumía la mitad de la dosis indicada por no renunciar a mi cafecito mañanero, bajé 1 kg de peso en unas dos o tres semanas, y no lo recuperé hasta que me tocó hacer reposo casi absoluto un par de meses.

 Sobre el café verde y sus efectos en dietas de adelgazamiento me pasaron hace unos meses los resultados de un estudio clínico, no muy riguroso porque la muestra convendría que fuera mayor, pero por lo demás llevado a cabo correctamente, al menos en apariencia por lo que se podía leer. Los resultados apuntaban una cierta efectividad del producto frente al placebo. En su día pedí permiso para adjuntar el documento en un post pero no me contestaron, así que os cuento lo que mostraba y lo que noté yo. Yo no puedo hacer deporte ni nada que se le parezca, ni varié en nada mi alimentación ni mis hábitos. Al ver que el efecto antiinflamatorio del té verde era superior, volví a esta infusión y dejé de lado el café verde.

 Algas para acelerar el metabolismo.

 Las algas, por su contenido en yodo, activan el tiroides, lo que puede ser bueno, o malo, como todo. En personas que no sufran de hipertiroidismo y con un consumo racional, las algas ayudan a perder peso, en especial cuando se combinan con ejercicio. ¿ Por fastidiar ? No, es porque hacen más efectivo el proceso de obtener energía de las reservas de grasa, y el cuerpo recurre a los depósitos de lípidos tras una media hora de ejercicio suave o moderado continuado. Antes de esa tiempo, obtiene la energía de los hidratos de carbono. Las algas se suelen tomar añadidas a platos, pero hay quien las toma en infusión, combinadas con té. Generalmente se combinan con el té oolong, que es el más depurativo.

El mate en dietas de adelgazamiento.

 Otra infusión con fama de coadyuvante en la pérdida de peso es el mate. Y en Don Granel ( en Oviedo ) tienen una mezcla llamada Superdiet de mate con hojas de frambuesa y plantas que facilitan la digestión. Su sabor se puede tomar, no es amargo como el mate puro, aunque yo le añado azúcar. De todas formas sólo lo tomo de pascuas a ramos, para ayudar a hacer la digestión. Soy cafetera, teinómana y adicta a las infusiones chai y de ahí cuesta sacarme.

 Cuando el exceso de peso se asocia a un problema de retención de líquidos, el té también es beneficioso, pues es diurético suave. Aunque hay infusiones mucho más efectivas. Yo sólo voy a citar la cola de caballo y recomendaros no hacer tratamientos crónicos, porque no es saludable salvo en casos concretos.

 Pero, si sufrís una retención real de líquidos, lo que deberíais hacer es reducir la ingesta de sal, y en caso de no notar mejoría con ello, acudir al médico. Hay personas que necesitan tomar un famoso diurético y la posología es diferente para cada caso. También es cierto que hay quien se quiere convencer de que retiene líquido y no grasa.

 A mí me preocupa la incipiente moda de consumir diuréticos porque sí, y en ocasiones combinados con laxantes. Si no los necesitáis podéis acabar con un desequilibrio de electrolitos. Infusiones diuréticas mucho más seguras son la manzanilla, y en caso de padecer también de tensión alta, la tila. Menos glamourosas pero de total confianza.

 Besitos de mapache.