Emulsion hidratante para pieles atopicas Babe

Hola, potihólicas y potihólicos:

 Hoy voy a comentar mis impresiones con la emulsión para pieles atópicas de la marca Babé, y en otra entrada haré una comparativa con la que, para mi, es su mayor rival, el body milk para pieles atópicas de Instituto Español.

 Babé es una marca de productos para el cuidado de la piel que sólo se vende en farmacias o parafarmacias y se encuentra en el punto medio entre la cosmética convencional y el medicamento. Sus productos son desarrollados por dermatólogos y buscan ofrecer opciones para el cuidado de la piel, en especial de aquella con necesidades especiales, como puede ser la de los niños. Por ello en Babé se ofertan muchos productos muy específicos, pero pocas variedades de cosméticos más comerciales ( por ejemplo tienen sólo un contorno de ojos ).

 La emulsión para pieles atópicas Babé es un producto ideal para el cuidado de la piel atópica entre brotes, pues las zonas donde sale la atopía suelen estar más secas aunque no haya brotes, y se puede usar durante las crisis más agudas. Cuando encargué el producto en la farmacia me comentaron que lo pedía bastante gente, que era una marca que gustaba mucho. Además Babé se caracteriza por ofrecer productos de calidad a precios competitivos, en concreto el envase de 200 ml de la emulsión hidratante para pieles atópicas cuesta 15 ó 16 euros, pero cunde bastante.

 Estamos ante una emulsión de consistencia media, más espesa que una leche corporal convencional pero menos que una crema de manos concentrada ( subo foto en cuanto dejen de estar los días tan grises ). Lo sorprendente del producto es que proporciona una buena nutrición a la piel sin dejar por ello residuos, es un producto que se absorbe con facilidad con un suave masaje, por lo que es muy cómodo al permitir vestirse al momento. El hecho de que el producto sea de fácil absorción se debe al gran porcentaje de principios activos nutritivos o humectantes que a su vez están compuestos mayoritariamente por moléculas pequeñas, como la glicerina o algunos ácidos grasos. No se trata de un producto 100% natural, pero incluye ingredientes interesantes en el cuidado de la piel seca, como sucede con el escualano ( el escualeno, con E, es un componente de la piel pero no se usa tanto en cosmética ) y la urea, la cual ejerce una acción exfoliante natural. Para los veganos os comento que la urea, pese a ser un ingrediente orgánico, a nivel industrial se obtiene por una reacción de compuestos que no son de procedencia animal, amoniaco y dióxido de carbono. Otro componente curioso es el factor de hidratación natural, también presente en la piel, para ayudar a evitar la pérdida de agua por medio de un conjunto de sales en una determinada proporción.

 Si continuamos mirando la etiqueta, veremos que el ingrediente mayoritario tras el agua es la manteca de karité. Esta sustancia vegetal posee propiedades antiinflamatorias naturales, por lo que es un básico en el cuidado de las pieles reactivas o sensibles. Otro ingrediente a destacar es el aceite de inca inchi, planta cuyas propiedades no conozco bien pero ya he usado productos que contenían este ingrediente y siempre con buenos resultados, juraría que mejora la elasticidad de la piel. Y qué decir del regenerante aceite de rosa mosqueta

 Hay más ingredientes de origen vegetal, como el romero, pero ya son minoritarios, por lo que pasemos a mi experiencia personal. En efecto, la emulsión hidratante para pieles atópicas de Babé es un producto cómodo y efectivo, con cierto poder regenerante, y me encanta usarlo entre brotes o tras la fase aguda de los mismos, para ayudar a que la piel se restablezca. Lo uso a diario en las zonas conflictivas y noto mejoría, los brotes son menos intensos tras unos meses de uso, porque la piel está bien hidratada y nutrida. Pero, ¿ qué sucede cuando viene un brote de dermatitis atópica ? Pues e mi caso, que sufro de brotes muy agudos, incluso sangrantes, este producto se queda corto por un aspecto bastante importante. Y es que, al menos en mi, no controla apenas el picor, por lo que prefiero emplear productos con aceite de onagra o de borraja, o bien aceite de caléndula, durante la fase aguda, para calmar el picor. El producto se presenta en un único formato, tubo de 200 ml. Posee un aroma ligero y agradable, aunque personalmente prefiero productos sin fragancia cuando hablamos del cuidado de la piel dañada.

 Y creo que sólo me dejo los besitos de mapache potihólico 🙂 Google