El pH y la cosmética

¿ Qué es el pH ? Importancia del pH en los cosméticos.

Hola, potihólicas y potihólicos:

 Por petición popular iré intercalando alguna entrada de química muy básica, y orientándola a lo que le interes al consumidor de a pie, en este caso de cosmética. Y no podríamos empezar sin explicar qué es el pH, qué es mejor, un pH ácido, uno alcalino, el neutro

 La definición de pH es el logaritmo decimal cambiado de signo de la actividad de protones en una disolución: pH=-log( actividad H+ ) . En realidad, ¿ qué necesito saber del pH ? Pues que es un valor que indica cuántos protones hay disponibles en una disolución acuosa y que se expresa en escala logarítmica, es decir, un cambio en una unidad en el pH en realidad significa una concentración 10 veces superior o inferior.


 El pH puede tomar valores que van desde el 0 hasta el 14. Si estamos ante un pH inferior a 7, hablamos de ácidos, si es superior a 7 nos referimos a bases o sustancias alcalinas, y el pH neutro es aquel en el que el valor es justamente 7.00 . Pero en la vida diaria es raro encontrarnos con pHs inferiores a 4.5 o con bases superiores a 10. Por eso podemos manejar champú, detergente, bodymilk, sin quemarnos.

 En química hay normas que si no son 100% universales sí suelen cumplirse. Una de ellas es la siguiente:

Acido + Base ==== Sal + Agua  ( donde veis ==== va el símbolo del equilibrio químico ).

 Esto quiere decir, y ya entramos en el meollo, que cuando juntamos un ácido y una base van a reaccionar químicamente para dar otras cosas, aunque no se van a agotar por completo, por eso es un equilibrio. Sea como fuere, los ácidos y las bases tienden a reaccionar entre sí.

 El cuerpo humano es en su mayoría un poco ácido. Hay zonas más ácidas, como los jugos gástricos donde el pH es de 4.00 aproximadamente, y algunos medios un pelín alcalinos, de pH=7.20 o similar. La piel se defiende del exterior con un manto de lípidos, y los lípidos son ácidos. Por eso siempre se habla del pH 5.5 para el cuidado óptimo de la piel.

 Cabría pensar que el pH neutro no hace nada, pero nos equivocaríamos. Añadir algo de pH neutro a otra cosa diluye, es decir, vuelve menos ácido o menos básico aquello con que lo mezclamos. Y el agua que bebemos tiene un pH ácido, también en torno al 5.5, porque en ella se disuelve CO2 de manera natural, al estar en contacto con el aire. El agua destilada es la que tiene pH neutro, y es cara.

 En principio todo parece apuntar a que nuestros cosméticos deberían tener todos pH = 5.5 o similar. Esto está bien para las cremas, protectores solares, serums y demás productos que intentan aumentar las defensas de la piel frente al medio exterior. Pero también se nos adhieren grasas que no son de nuestra piel, suciedad varia, ¿ y cómo la eliminamos ? Pues hay que llamar a la caballería alcalina para que se carguen esas grasas que nos sobran. Y entonces, cuando hablamos de alcalino, ya nos referimos al mundo de los jabones, champúes, geles de ducha, etc, OJO, en general.

 Cuando veáis que un gel de ducha, por ejemplo, indica que tiene un pH = 5.5 hay truquito: en realidad se refiere casi siempre a que el pH del manto ácido de la piel sigue siendo de 5.5 tras unos minutos de usar de haber aclarado el producto. ¿ O es que acaso quitamos la grasa de las raíces del cabello con aceite de la freidora ? Mi consejo es que no lo intentéis.

 Cuando nos hablan de champú o jabón para pieles secas, o nutritivos ( una palabra que no me convence nada para estos productos ) nos están hablando de bases limpiadoras a las que se les han añadido aceites para rebajar su alcalinidad, por eso arrastran menos grasa y respetan el manto lipídico de quienes tienen la piel o el cabello seco. Un inciso, el cabello no produce grasa protectora, es el cuero cabelludo.

 ¿ Existen jabones o limpiadores neutro o incluso ácidos ? Sí, son las emulsiones limpiadoras especiales para pieles atópicas y para algunos otros tipos de dermatitis. No son jabón, no llevan detergentes, son otra cosa. ¿ Y son los jabones muy alcalinos los malos de la película ? Tampoco, porque no todos tenemos la piel igual, y aquellas personas que producen un exceso de lípidos, que puede desencadenar dermatitis seborréica ( lo opuesto a la dermatitis atópica, aunque también muy latoso ) necesitan limpiar su piel con productos más fuertes. Para la dermatitis seborréica no hay nada mejor que el jabón Lagarto o el Chimbo de toda la vida, porque son bastante alcalinos, mientras que las pieles secas debemos o no usar jabón de verdad, o emplear uno eniquecido con aceites o con glicerina. Así cada uno obtiene la limpieza que necesita.

 Un inciso: me estoy refiriendo a los productos de base, luego con extractos vegetales se pueden conseguir otras cosas, pero si no lo paso por alto hoy este post no termina.

 Os pongo dos ejemplos extremos y pasamos a ver un resumen. ¿ Qué sucede si a alguien con la piel muy seca o incluso atópica usa productos para tratar la dermatitis seborréica ? Que le da el brote de su vida, acaba en el médico y con corticoides. ¿ Y si sucede a la inversa, que alguien con un exceso de producción sebácea use una emulsión limpiadora no jabonosa ? Pues se quedará como si no se hubiese lavado, y si persiste en su uso va a acabar con su correspondiente brote agudo de dermatitis seborréica. Si una persona de piel normal usa estos productos sólo va a notar la piel tirante, seca, en el caso de los limpiadores fuertes, o poco limpia en el de las emulsiones limpiadoras no jabonosas.

 Por cierto, las parafinas son neutras, eso no es muy bueno, aunque tienen a su favor que son muy poco reactivas. Yo les tengo la guerra declarada porque obstruyen los poros y porque me he vuelto alérgica, pero en productos que se aclaran no son tan terribles.

 En resumen:

– Hay ácidos, hay bases ( o álcalis ) y hay productos neutros.

– Cuando juntamos ácidos y bases tienden a reaccionar para dar otra cosa, al menos un porcentaje de ellos se transforma.

– En los productos que se quedan en la piel lo ideal es buscar un pH en torno al nuestro, que es de 5.5 más o menos. Es la mejor manera de hidratar, nutrir, maquillar, etc, sin agredir las defensas naturales de la piel.

– En los productos de limpieza de piel o cabello, debemos saber qué necesitamos, si limpiadores más suaves o más fuertes. No hay buenos o malos, no se venden productos de higiene que causen quemaduras químicas, tan sólo hay que saber qué necesitamos.

 Y, como curiosidad, ¿ por qué nuestro manto protector es más ácido que la mayoría de nuestro organismo ? Porque a las bacterias no les gustan los medios muy ácidos, y con esos lípidos se evitan que proliferen en exceso algunas de las bacterias que habitan naturalmente en nuestra piel.

 Besitos de mapache potihólico 🙂