¡No tires esos cosméticos!

¿Sabes cuándo hay que tirar un cosmético y cuándo se puede aprovechar? ¿Caducan los aceites como el de rosa mosqueta? ¿Y los aceites esenciales?

Cuándo debes tirar tus cosméticos y cuándo los puedes aprovechar
Muchas veces tus cosméticos experimentan cambios en su aspecto sin que eso afecta a su seguridad o eficacia. Aprende cuándo debes tirar un poti y cuándo lo puedes seguir usando, reduciendo tu huella ambiental.

Vuelvo a los orígenes de Potiholic con una entrada que trata sobre cosméticos varios y un poco de ecologismo, en este caso hablaremos de reaprovechamiento.

Las 5 Rs del tratamiento de residuos

¿Qué puedes hacer con esa crema que se ha vuelto difícil de extender o con el aceite corporal que huele un poco diferente? Salvo si hay sospechas fundadas de que pueda estar contaminado, lo mejor es aprovecharlo. Ahorras y generas menos residuos.

¿Por qué han cambiado mis cosméticos antes de la fecha de caducidad? ¿Cuándo los puedo seguir usando?

Los motivos pueden ser varios y llegar a combinarse entre sí, aunque las dos causas más comunes son la conservación en condiciones poco adecuadas y los cierres defectuosos.

También debes tener presente que hay cosméticos naturales con matices diferentes entre un lote y otro sin que eso afecte a su eficacia y seguridad.

Me sucedió una vez con un serum de niacinamida de Instanatural. Vino un producto con más olor a geranio y menos signos de la presencia de romero. Noto que es un poco menos calmante que los demás frascos, ya terminados, pero sigue estando en óptimas condiciones. Tal vez, incluso, a alguna piel le puede ir mejor esta fórmula un poco descompensada que la versión original.

No obstante, los cambios más comunes en cosméticos naturales se relacionan con la textura. A veces, para lograr una textura determinada hace falta dejar que el producto solidifique despacio, o a la inversa. Puede suceder que tu manteca corporal se haya fundido de forma parcial por el calor del verano y haya vuelto a solidificar en un seno heterogéneo, con lo que tu adorada manteca puede verse granulosa (hablo de cosmética sin agua).

Huele el producto y aplica un poco en tu piel, como si se tratara de una prueba de alergia. Si después de hacer esto te asaltan dudas sobre si puedes usarlo en la piel y obtener los mismos resultados, resérvalo como mascarilla prelavado, sin aplicarlo en el cuero cabelludo.

Si lo que ha cambiado de textura es tu protector solar, no te la juegues. Es muy probable que el filtro solar se haya visto dañado si es químico, o se haya desestabilizado la emulsión y el reparto de los filtros solares físicos. Si deseas saber por qué esto es peligroso, te invito a leer https://potiholic.com/peligro-los-protectores-solares-caseros-no-son-seguros/.

Si la fórmula de tu protector solar es muy hidratante, puedes reutilizarlo como crema de cuerpo o de manos. Algunos solares formulados para pieles atópicas o para bebés admiten este uso una vez terminado el verano.

Si hablamos de maquillaje, cualquier cambio en un colorete en polvo o una sombra es una señal de que el producto debería ir a la basura. Con respecto a las bases fluidas, hay algunas que pueden presentar una ligera película en otra fase sin estar estropeadas. Son bases muy líquidas que se deben agitar bien antes de cada uso. Pero si esa base de maquillaje se muestra bifásica de manera apreciable o tiene olor rancio, debe ir a la basura por prevención y sentido común.

Termino este punto recomendándote no deshacerte de los buenos envases cosméticos, porque te pueden salvar cuando se rompe un frasco de vidrio o cuando un producto tiene el cierre dañado. Yo procuro tener un frasco de serum o aceite con gotero de reserva y otro de mascarilla capilar en bote de rosca. ¡Y los uso más de lo que me gustaría, sobre todo el de vidrio con gotero!

Reaprovecha esos cosméticos que siguen estando bien

Apunta estas formas de usar cosméticos un poco alterados, para que sigan siendo efectivos.

  • Si un body milk se ha solidificado porque el cierre era defectuoso o se te olvidó cerrar bien el envase y ahora se ha vuelto una manteca corporal, puedes usarla tal cual. Pero si prefieres las texturas fluidas, basta con aplicar la loción sobre la piel humedecida al salir de la ducha.
    No caigas en la tentación de añadir agua al envase y agitar porque estarás reduciendo de forma drástica la fecha de caducidad y, por si fuera poco, no vas a lograr una emulsión uniforme. ¡Puaj!
  • El bálsamo labial en formato barra que se ha roto lo puedes pasar a un frasco, aprovechando el microondas o el baño maría para volcar todo el contenido. Y nadie te impide hacer lo mismo si tu labial preferido se daña, aunque después debas aplicártelo con pincel (el resultado es mucho más cuidado).
    Los mapaches poco estirados usamos el pincel directamente sobre el labial roto, de igual manera que hacemos con las barras de labios que PARECEN estar acabadas.
  • Si a tu champú le ha entrado agua, dame un abrazo. Me acaba de pasar y voy a usar el producto cuanto antes, por si acaso, pero aplicándolo sobre el cabello no tan humedecido como de costumbre. A ver si le pillo el punto para que siga siendo igual de eficaz, porque yo uso champú sin sulfatos y diluido me temo que no limpie en condiciones.
  • Las muestras de crema que son demasiado flojas para tu rostro pueden ser un cuidado extra para tus manos.
  • Y los geles hidratantes se pueden usar a modo de mascarilla nocturna, con solo aplicar más cantidad. Este es un uso alternativo para los cosméticos pobres en los principios activos que más te interesan.
  • Sobre los aceites esenciales, si son puros y de buena calidad, pequeñas alteraciones en sus notas olfativas no implican que el producto esté estropeado. Los aceites esenciales no son grasos como sucede con los aceites vehiculares, por tanto los aceites esenciales no se enrancian.
    Los aceites esenciales se componen casi al completo de terpenos y compuestos aromáticos (química orgánica). Existen diferencias de composición dependiendo de la zona de recolección de una planta y de dónde se ha cultivado, de ahí la necesidad de exigir el quimiotipo al comprar algunos aceites esenciales concretos.
    Para los demás casos, las pequeñas variaciones en la composición no alteran sus propiedades. Eso mismo sucede cuando se ha evaporado parte de un componente de tu aceite esencial y por eso notas un olor un poco diferente.

    Es decir, mientras que el aceite de rosa mosqueta caduca y pierde algunas de sus propiedades, un aceite esencial de lavanda puede superar la fecha de caducidad y seguir en perfectas condiciones. También puede oler de manera un poco diferente, por ejemplo con una nota más herbal, y continuar siendo igual de eficaz y seguro.
    Recuerda que cuando hablo de aceites esenciales me refiero al uso externo, en concreto al uso tópico para el tratamiento de afecciones de la piel o por el puro deleite de los sentidos.

Si te gusta aprovechar hasta la última gota de tus cosméticos por economía y por ecologismo, es probable que te interese esta otra entrada de Potiholic, que también se puede aplicar al aprovechamiento y al skinminimalism:

https://potiholic.com/belleza/usos-alternativos-de-cosmeticos-habituales/

Summary
¡No tires esos cosméticos!
Article Name
¡No tires esos cosméticos!
Description
No tires esos cosméticos que todavía están en buen estado. Aprende a diferenciar cuando los cambios en la textura o el aroma indican peligro y cuando no afectan a la seguridad y la eficacia de tu "poti" favorito. Reduce tu huella ecológica y ahorra.
Author
Publisher
Potiholic Blog de Belleza y Skin Care
Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Potiholic Blog de Belleza.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad