Khadi mascarilla ayurvérica rosa damascena

Review de la mascarilla ayurvédica en polvo khadi con rosa de Damasco en piel con dermatitis atópica. Uso facial y corporal.

 

Hacía mucho que no subía una review u opinión porque, como he comentado muchas veces, cuando doy con productos que me van bien no los cambio salvo que los reformulen o dejen de venderse. Con el problema de iherb en España estoy sustituyendo algunos productos Badger por Khadi, antes de quedarme sin existencias. Y así fue como probé esta maravilla.

 

khadi mascarilla ayurverdica con rosa damascena

 

La mencionaba de pasada en la entrada sobre el falso movimiento zero waste, como ejemplo de cosmético que genera poco residuo por su embalaje casi reutilizable al 100% y la disminución de emisiones contaminantes y gasto energético derivados de su transporte.

 

 

Contiene por necesidad una bolsa de plástico muy fina, pero el embalaje protector es una lata metálica que se reaprovecha como lata de té o cajita multiusos. De todas formas, lo estupendo es el cosmético.

 

 

Las mascarillas en polvo de la marca eco Khadi permiten ser utilizadas de varias maneras, adaptándose a cada tipo de piel y al gusto de quien las usa. Se aplican en rostro y cuerpo, por ejemplo para tratar rojeces o granitos en zonas conflictivas. Hoy os hablaré de mi la que contiene rosa damascena en cantidad.

 

 

Modo de uso.

 

Con cuidado se vierte un poquito de producto en un recipiente de plástico o vidrio, no metálico por si vais a enriquecerlo con aceites esenciales. Para la foto estaba probando una tapa de un deo en spray terminado. Media cucharilla de postre sirve para aplicar una vez en el rostro si se extiende bien.

 

La forma más sencilla de usar una mascarilla en polvo es añadir un poquito de agua y hacer una mezcla homogénea, de textura pastosa, que se aplicará en el momento y se retirará al cabo de 10-15 minutos, una vez seca, con agua abundante.

 

Pero la imaginación es el límite y se puede añadir bebida vegetal en lugar de agua, un poquito de miel, una gota de aceite esencial o un poco de otros aceites. Esta mascarilla la prepara con agua y tres o cuatro gotas de un aceite vegetal ligero, como pueden ser el de camelia o el de argán. Hay otra variedad a la que añado una gota de aceite esencial de manzanilla. En la imagen sale la mezcla antes de añadir el aceite.

 

NOTA: Si usáis mucho aceite la mascarilla tendrá otra textura y no llegará a secarse sobre la piel. Puede usarse de todas formas, a mí me gusta como os explico. A la inversa, añadiendo sólo agua, me deja la piel bien pero un poco seca y debo usar el aceite tras su uso. He adaptado la mezcla a mis necesidades particulares.

 

Para aclarar el producto, por el tema eco friendly yo retiro primero el grueso con una esponja para es rostro muy suave, pues las pieles atópicas no debemos usar esponjas convencionales. La humedezco bien en agua tibia y la dejo unos segundos junto a la piel para que ablande la mezcla ya seca, retirando casi todo el producto sin esfuerzo. Y ya, cuando sólo hay un poquito de mascarilla, es cuando aclaro el rostro con agua tibia y seco a toques suaves. Lo hago así porque de otra forma se consume mucha agua para retirar todo el producto.

 

 

Ingredientes.

 

De lujo, lo mejor de lo mejor para las pieles irritadas o sensibles en general. Mira qué INCI.

Solum Fullonum (Arcilla Verde), Rosa Damascena (Rosa), Glycyrrhiza Glabra (Regaliz), Calamine (Calamina), Zyncum Oxydatum (Óxido de Zinc), Santalum Album (Sándalo Blanco), Ocimum Sanctum (Albahaca Sagrada), Bacopa Monniera (Bacopa Enana), Azadirachta Indica (Nim), Prunus Armeniaca (Albaricoque), Ricinus Communis (Ricino), Mimosa Pudica (Mimosa Sensitiva), Asparagus Racemosus (Espárrago Indio), Withania Somnifera (Ginseng Indio), Sida Cordifolia (Malva India), Rubia Cordifolia (Rubia India), Pogostemon Cablin (Pachulí).

 

No te pierdas la entrada sobre la calamina en el alivio de las irritaciones cutáneas.

 

Según vemos esto lo normal es pensar que casi todo sea arcilla verde, el ingrediente mayoritario, y nada más lejos de la realidad. El producto huele a pétalos de rosa de verdad, haciendo de su uso un verdadero momento de evasión. Y el siguiente ingrediente, el regaliz, deja sentir su acción calmante y a la vez blanqueante.

 

Óxido de zinc y sándalo, antisépticos, de combinan con el neem que también es un poco antifúngico. El ginseng tonifica la piel, la mimosa púdica es ingrediente habitual en cosmética calmante y el espárrago indio, por lo visto, regenera la piel.

Con esta mezcla el producto resultante calma, cicatriza y evita la infección de pequeños granitos o lesiones de rascado.

 

 

Otros datos a tener en cuenta.

 

Esta mascarilla deja en el rostro una sensación de frescor al aplicarla curiosa, más de lo que cabe esperar por la evaporación del agua.

 

Tras retirarla se ve la piel calmada, un poco más clara y más limpia, como si hubiésemos usado antes un exfoliante. Tal vez sea por la forma en que la retiro, con la esponja suave.

 

Es increíble, y más aún que al día siguiente la piel sigue luciendo igual de bien.

 

Frecuencia de uso.

Me la aplico una vez a la semana, más o menos, en el rostro, pero es tan suave y respetuosa que podría usarla tan a menudo como deseara, ¡pese a contener arcillas!

 

Precio.

13-14 euros la lata con 50 gramos de mascarilla en polvo. Si la usáis en el rostro dura lo indecible porque no es necesario cubrir la piel con una capa gruesa.

 

 

 

Como desventaja sólo encuentro que es un pelín engorrosa de preparar y retirar, pero todo lo otro son ventajas.

Es un producto que ha venido para quedarse. He probado otra mascarilla en polvo de Khadi con la que no repetiré porque la de rosa me va mucho mejor, pese a que la otra también es un buen producto. Pero eso será motivo de otra reseña.

 

un mapachito gif

Summary
Review Date
Reviewed Item
Khadi Mascarilla Ayurvedica Rose
Author Rating
51star1star1star1star1star