Como cultivar jengibre en un huerto urbano

 El jengibre puede ser cultivado en una maceta o en un huerto urbano.

Cómo cultivar jengibre en maceta, necesidades de la planta de jengibre, cómo conseguir que los brotes de jengibre germinen y crezcan bien. Eco tips y DIY. 

brotes de jengibre para ser cultivados en maceta o en huerto urbano

 A estas alturas a pocos se os escapa que soy una gran consumidora de jengibre, como jengibre tanto por sus propiedades medicinales, en especial por su efecto antiinflamatorio natural, como por el placer que me produce su gusto picante, en especial si lo combino con algo dulce. Hay mil y un maneras de tomar jengibre.

 Y como soy un poco friki y bastante eco se me ocurrió intentar cultivar mi propio jengibre en casa. La primera intentona fue un fracaso, pero ahora ya sé cómo lograr que germinen y prosperen la mayoría de los brotes del rizoma y eso es lo que os voy a contar en esta entrada. Os explicaré también cómo algunos consejos que circulan por la red no son del todo acertados. Y, como guinda, una infografía sobre el jengibre.


 En primer lugar os hablaré de mi estrepitoso fracaso en la primera intentona.

Seguí los consejos que se leen en muchas webs y que pueden resumirse en seleccionar unos brotes del tubérculo de gengibre, meterlos en agua un par de días y proceder a plantarlos. Ni uno, ni uno solo se dignó a intentar germinar. Y es que luego supe que el truco del agua suele ser contraproducente y tiene su lógica, el tubérculo fresco proporciona humedad y nutrientes a los brotes para que comiencen a formarse. De esto me di cuenta cuando pensé en el jenjibre como en una patata, tubérculo que todos conocemos en España.

 Así pues, lo primero es localizar un sitio donde vendan jengibre fresco y comprar uno o dos tubérculos hermosos. Si vemos alguno que ya tiene brotes, pues mejor, pero no siempre tendremos esa suerte porque en las tiendas de alimentación proceden a retirarlos en cuanto salen.

 Vamos a casa con nuestro jengibre y lo dejamos sobre una mesa o al lado de la fruta unos días, y esperamos. Es importante, eso sí, que el tubérculo que compremos no presente zonas con moho ni esté empezando a resecarse. Y yo siempre lo compro a granel, no en bandejas.

 Dependiendo mucho de la época del año y de la zona donde vivamos, tardarán más o menos en empezar a engrosar algunos brotes. Pues vamos a esperar hasta que tengan una zona verde, incluso si empezarán a querer formar un pequeño tallo puntiagudo, mejor. Entonces sí, cortamos un trozo de jengibre alrededor de cada brote para proceder a plantarlo. Mi experiencia me dice que es mejor que sea como cuatro o cinco veces mayor en volumen al brote formado, pero no va mejor por poner un cuarto de jengibre en bloque, pues le costará más enraizar.

brotes de jengibre listos para ser plantados en semillero

 A continuación podemos proceder a plantarlos directamente en maceta, dejando una separación suficiente para que pueda formarse un tubérculo por planta, o bien usar una semillera. En sus versiones eco, yo probé con la parte de cartón de los envases de huevos y también con una botella de refresco de plástico, cortada para formar una pequeña maceta, y agujereada cuatro veces en los laterales, cerca del fondo pero un poco antes.  Estas ranuras tienen la misión de drenar el exceso de agua, porque el jengibre crece en climas tropicales, por lo que necesita calor y mucha humedad, pero a la vez un terreno que drene bien, pues si se encharca se pudre y la planta muere. El porcentaje de éxito con los brotes de la botella «incubadora» ha sido del 100 %, mientras que con la huevera no hubo tanta suerte. Es cierto que seleccionaba los más prometedores para la botella, dos brotes de cada vez, pero también debo señalar que formaban raíz antes. Ergo, yo voy a hacer más botellas incubadoras, me voy a hacer la reina del jengibre en Asturias mua ja ja ja.

 Sí, he escrito Asturias, una zona del norte de España donde el clima de tropical tiene poco. Por suerte dispongo de una pequeña terraza acristalada que es un verdadero horno en los meses cálidos. Allí sólo crecen los cactus, y por eso me dije ¿ por qué no probar ? Dudo que sin un invernadero o algo similar pudiera darse el jengibre en un huerbo urbano de mi tierra, tan verde y tan lluviosa.

 Hablando de tierra, como sustrato usé el más normal, sin mezclar, y esto es importante, sin aplastarlo. El jengibre necesita suelos que no sean muy duros. Y no cometáis otro error de principiante: no tapéis la zona verde del brote al completo con tierra, esa zona debe tener mucha luz o no va a prosperar.

 Cuando los brotes tienen unos 4-5 cm procedo a transplantarlos. Aquí de nuevo se agradecer no haber compactado la tierra porque he visto que la raíz inicial del jengibre es un hilito fino y frágil. Al estar la tierra muy suelta, vuelco con cuidado y ya sale la pequeña plantita con su raíz, que coloco cuidadosamente en la maceta grande, con el brote germinado hacia arriba y sin apenas tapar el trozo de tubérculo cortado con tierra, no vayamos a liarla.

 Ahora queda cruzar los dedos y esperar 10 meses para degustar jengibre fresco ecológico cultivado en casa. ¿ Por qué cruzar los dedos ? Pues porque he podido comprobar que estas plantas necesitan mucha luz solar, y donde vivo los día suelen ser nublados. Cuando probé y germinaron con éxito unos pocos ejemplares hacía un sol de justicia y las plantas crecían a un ritmo que me asustaba, pero después hubo una pequeña ola de mal tiempo y de las dos de la primera tanda una se murió y otra está luchando a ver qué pasa ( ya tenía medio metro de altura ). Hubo una segunda tanda de brotes germinados que también se resintieron de ese periodo desapacible ( la terraza está cerrada, no debería afectarles ) y algunos ejemplares también se secaron. Al final, por perfeccionar la técnica, probé con otros dos brotes que de momento no han pasado por épocas de poca luz y prometen, los transplanté esta semana.

 Ahora que se puede decir que me he convertido en una experta en germinar brotes de jengibre a base de cometer errores, esperaré hasta febrero o marzo para volver a la carga, porque los brotes que pudiera germinar ahora no saldrían adelante. El jengibre se puede cultivar todo el año en huerto urbano o maceta, aunque la mejor época por lo que dicen es la primavera, en el hemisferio norte. Y en Asturias parece ser un imperativo.

 Otros aspectos de interés sobre el cultivo del jengibre en maceta:


 Como la planta puede medir 80 cm de altura o superar en algo el metro, si viera que el tallo sufre riesgo de quebrase usaría unos palos a modo de guía. Pero el tallo es robusto, se va engrosando en la base a medida que crece, lo que nos lleva al siguiente punto.

 En teoría de pueden obtener varios tubérculos de un sólo brote de gengibre si realizamos un acodo a cada planta, pero a mi me parece muy arriesgado porque creo que el tallo quebraría al pasar a estar parcialmente enterrado. Sea como fuere, en una maceta esto es imposible.

 ¿ Cómo se sabe cuándo cosechar el jengibre ? En torno a los diez meses la planta se secará de manera natural, volviéndose de un color trigueño. Entonces se desentierran los tubérculos y se dejan unos días al abrigo de la luz. A continuación ya se puede elegir entre comerse los jengibres o dejar algunos para que formen brotes y repetir el ciclo.

 Otra curiosidad. No sé muy bien cómo lo hacen, pero los chinos a veces logran que una misma planta de jengibre no se seque y permanezca viva varios años. Ese jengibre es especial, más fuerte en sabor, más picante y con mayores propiedades medicinales. Lo llaman jengibre envejecido.

 Y ahora os dejo con la infografía:

https://magic.piktochart.com/output/9374036-jengibre-cultivo-en-maceta-potiholic

jengibre como cultivar en maceta infografia

PD: Matadme, no encuentro las fotos de mis gingers, como yo los llamo. Arrrggg, toca rebuscar.

 Completo para comentar que he notado que existen diferentes variedades de jengibre, o bien que dependiendo de la época del año brotan de manera diferente. En el verano conseguí unos brotes de un color más claro que los de las imágenes, y de una consistencia más herbácea, que agarraban mucho mejor a la tierra y comenzaban a crecer con facilidad. En otoño e invierno los brotes que he obtenido han sido los que veis, de una hoja más dura y rígida al tacto, que en ocasiones pareciera que desean dar tres tallos de un mismo engrosamiento. La tasa de éxito con este tipo de brotes es mucho peor, no sé si por la variedad o por la época del año.

 Recordad que en el hemisferio norte la época ideal para plantar el jengibre es a comienzos de la primavera, y que necesita humedad, calor y mucha luz natural para crecer.

 Besitos de mapache jengibrero 😀

Publicado por primera vez en http://potiholic.blogspot.com

3 comentarios

  1. La entrada es genial, soy muy torpe con las plantas y no tengo tiempo. Y mi terraza es muy sombríaby fría, no creo que ahí pueda darse. Pero si consigo tiempo probaría.
    La entrada es ideal, super trabajada y lleva muchísimo cariño ��

  2. Muchas gracias. Ya sabes de mis "desvelos" con los primeros gingers, los pobres. Y sí, la infografía es porque el jengibre es mi especia compeñera fiel XDDD.

    Intenta cultivar jengibre en primavera y me cuentas. Podemos subir fotos al grupo de nuestros bebés, en modo friki total xd.

  3. Yo de pequeña tenía un pequeño huerto en casa de mi abuela y allí plantaba todo lo que pillaba en la cocina. El jengibre nunca faltaba.
    Aquí he plantado alguna vez pero nada, un par de semanas y se secan!
    🙁

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Potiholic Blog de Belleza .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.