Tipos de protectores solares y por qué son necesarios

Tipos de protectores solares. Filtros físicos y filtros químicos para protegernos contra la radiación solar.

 Muy buenas:

 Segunda entrada sobre la importancia de la protección frente a las radiaciones solares, centrándonos en las radiaciones del espectro ultravioleta. Y vamos a hablar un poquito del melanoma.

 El temido malenoma.

 El melanoma es un tipo de tumoración maligna de la piel, el más peligroso y aquel cuya incidencia aumenta más rápidamente.Si bien detectado a tiempo no es letal, también debe advertirse  que resulta muy fácil despistarse con este tipo de cáncer de piel. Conozco a varias personas tuvieron la fortuna de detectar un melanoma a tiempo, y a algunas les sucedió esto durante su adolescencia. Pese al pronóstico favorable por la precocidad del tumor, el susto no se lo quitó nadie, necesitaron hacerse revisiones periódicas durante cinco años y pasar a usar protección solar muy elevada a diario, para el resto de su vida. Orden del dermatólogo. Ante cualquier lunar que cambie de aspecto o mancha extraña, consultad al médico. Generalmente no será nada importante, pero el tiempo es el factor clave para cuando sí es algo de preocupar.


 Hablemos ahora de los protectores solares. Lo primero que debe quedarnos claro es que NO EXISTE LA PROTECCION TOTAL, aunque por suerte nacemos con cierta capacidad de defendernos de las radiaciones ultravioletas. En otra entrada os hablaré un poco de los factores que determinan el nivel de protección que deberíamos usar.

Tipos de filtros solares.

 Partiendo de la base de que no existe la protección total cuando exponemos la piel, podemos hablar de dos tipos de filtros solares: los filtros físicos y los filtros químicos. Los filtros físicos son sustancias de origen mineral que son capaces de hacer “rebotar” un buen porcentaje de los rayos UVA y UVB que inciden en nuestra piel. La radiación es una forma de energía que se transmite sin soporte material, imaginemos un haz de luz. Pues para que no nos alcance lo que podemos hacer es conseguir que se desvié en su trayectoria, que es lo que logran los filtros físicos, o bien transformarlo en otra cosa. Pero un protector solar con filtro físico es como una crema llena de pelotitas que hacen rebotar las radiaciones, no es un continuo, luego siempre habrá algún pequeño porcentaje que atraviese esa barrera física, colándose por los huecos, rebotando hacia el interior de la piel. Algo así, salvando las distancias y obviando otros fenómenos, a lo que ocurre cuando hacemos un café con una máquina a presión, parece que el café sea un sólido pero hay huequitos por donde el agua logra colarse.

 En cosmética, los filtros físicos más habituales son el óxido de zinc o el óxido de titanio y son ingredientes. que no suele producir alergias en pieles reactivas. No obstante, es raro conseguir un IPS superior a 15 con filtros físicos, salvo que tengamos un engrudo blanquecino que nos deje un efecto máscara, en especial si hablamos del óxido de zinc. En general el óxido de titanio tiene mejor aceptación como filtro solar físico por no dar un resultado tan opaco a la mezcla y por ser un compuesto químicamente muy estable en las condiciones de uso de este tipo de productos. Por otro lado, el óxido de zinc presenta una ventaja y es que reduce rojeces y picores en pieles irritadas, y es antiséptico ( en una base oil free viene bien a las pieles acnéicas ).

 Tal vez habréis leído algo sobre la posibilidad de desarrollar cáncer con el uso del óxido de zinc. Este ingrediente es completamente seguro, aunque debe ser manipulado con las precauciones habituales para muchos compuestos químicos. Lo que sucede es que ahora hay productos solares que usan partículas de óxido de zinc muy pequeñas, dicen que nanopartículas. Estas partículas tan finas penetran más en la piel y no se sabe si a largo plazo pueden tener efectos adversos. Aunque en general con este tipo de sustancias es más probable una dermatitis de contacto que una mutación del ADN.

 Cuando se requiere una protección importante no queda más remedio que recurrir a los filtros químicos. Estos filtros solares se llaman así porque transforman la radiación electromagnética UVA, UVB e IF de los rayos solares en otro tipo de energía, inocuo para la piel. Muchos de estos filtros químicos no dejan residuos blanquecinos en los cosméticos, pues no son necesariamente opacos, pero pueden producir alergias en personas con pieles especialmente delicadas. De todas formas hoy en día la oferta es muy amplia, y resulta sencillo encontrar un filtro químico que no nos dé problemas, a base de probar entre los adecuados para pieles problemáticas. Cada vez más se tienen en cuenta estos factores.

 La mayoría de los protectores solares suelen combinar filtros físicos y filtros químicos, para aprovechar lo bueno de ambos. Y también hay productos de cosmética natural que ofrecen un ligero factor de protección frente al sol, como es el caso de la manteca de karité, que equivale a un IPS6. Pero hoy en día esta protección es insuficiente salvo en determinadas latitudes.

 La correcta aplicación de un protector solar.

 Importante: los protectores solares deben aplicarse al menos media hora antes de la exposición solar y renovarse cada pocas horas o tras un baño. Los filtros químicos no pueden actuar permanentemente y los físicos, simplemente, se tienden a dispersar y proteger menos. Aunque yo no soy muy purista, para ir por la calle a diario me aplico el protector solar por la mañana, tras la hidratante habitual si es que no lo trae ya incorporado, y no me preocupo si salgo al momento a la calle. Pero si se va a tomar el sol la cosa cambia y es importante que cuando nos expongamos el protector ya haya sido correctamente absorbido por las capas externas de la epidermis.

 Recopilando lo vistió en esta entrada y la de los tipos de radiaciones solares, podríamos resumir el asunto en que si usamos un filtro solar elevado no sólo esteramos previniendo el envejecimiento prematuro de la piel  ( de siempre las personas que trabajaban bajo el sol acababan con una piel más curtida que quienes no lo hacían, con un mismo clima ) sino que reduciremos de manera importante la probabilidad de desarrollar un cáncer de piel, y algunos de ellos como el melanoma tienen muy mal pronóstico. Hay cánceres de piel más agresivos que otros, y ante cualquier cambio o anomalía lo mejor es consultar con nuestro médico de cabecera, quien ya decidirá si lo debe evaluar el dermatólogo o no es nada de importancia. Existen filtros físicos y filtros químicos, cada uno con sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Sea como fuere, siempre hay un protector solar adecuado a nuestras necesidades específicas.

 Por cierto, algo que a mucha gente se le pasa: las manos están tan expuestas a las radiaciones solares como la piel del rostro y su capital solar se agota ¡ no las olvidéis !

 Besitos de mapache : )

3 comentarios

  1. Magnífica entrada, la comparto 🙂

  2. En mi caso, factor 50 como mínimo, que el sol me deja cual gambita cuando llega el verano y tengo que cuidar mis lunares, pero también es verdad que cada año lo veo menos (voy menos de piscina y de playa).
    Me da a mí que en breve me toca una revisión, que tengo un par de lunarcillos a los que no me importaría decir adiós.

  3. Hola Inma me ha gustado muchisimo la entrada, mucha gente se escandaliza con el oxido de titanio, cuando el titanio es de los materiales a los que mejor reacciona el cuerpo, sobre el oxido de zync ya me lo has dejado todo aclarado ( no sabía si era bueno o no )

    Un besote de mapache !!! 😀

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Potiholic Blog de Belleza .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.