Siete mitos cosméticos

 Cuando una empieza a interesarse por esto de la cosmética y el cuidado de la piel ( y repito, por cuidado yo me refiero a conseguir que la piel esté sana ) le cuentan una serie de consejos o dogmas inamovibles. Con el tiempo una se entera de que no son consejos acertados, sino una simple maniobra de marketing. Veamos algunos de los más populares.

mitos-cosmeticos
Imagen: Fotolia.


 – La leche limpiadora y el tónico deben ser de la misma marca y de la misma línea: Cuántas veces habremos escuchado esto, y no suele ser cierto. ¿ Por qué se dice ? Pues para que compres ambos productos en el mismo sitio. En ocasiones es cierto que los dos incluyen ciertos principios activos y se puede notar más su acción por un efecto acumulativo si usamos los dos productos complementarios, pero, en realidad, no son necesarios ni se nos va a caer la cara a pedazos si no lo hacemos así. De hecho, el tónico es prescindible, puede sustituirse por agua micelar, o en el caso de leches limpiadoras 100 % naturales, incluso por un agua floral o por ¡ nada !

La vaselina hidrata los labios: ¿ Mande ? ¿ Cómo va a hidratar algo que tapona ? Lo que sucede con la vaselina y las parafinas es que aíslan muy bien, y evitan que la piel se deshidrate más. Si a eso le unimos su efecto barniz o lacado, que hace que con al primera aplicación ya percibamos sensación de suavidad, tenemos el mito perfecto. A quien le guste usar vaselina para evitar que los labios se resequen más, perfecto, que siga usándola, no es dañino, pero pensad que es un producto baratísimo, no merece la pena pagar grandes cantidades porque tenga tal o cual aroma. Si pagáis más por un producto de estos exigid que al menos tenga un buen filtro solar, los aromas y sabores podéis agregárselos en casa a una base de vaselina pura, calentándola un poco en el microondas y añadiendo el aditivo .
Con un protector térmico o una plancha de marca X no se te quemará el pelo: El cabello está compuesto por queratina, que es una proteína. Un poco de humedad y una ligera capa de sebo natural lo protegen de las agresiones, pero en esencia es queratina. Y todas las proteínas se desnaturalizan con el calor. Dependiendo de la estructura tridimensional de la proteína, del tipo y la intensidad de los enlaces que unen las grandes moléculas entre si, aguantará más o menos calor, pero no resistirá las agresiones de tratamientos térmicos un día y otro y otro sin achacarlo. La temperatura a la que muchas proteínas comienzan a dañarse de manera irreversible es de 65 ºC. ¿ Impide el protector térmico que vuestro cabello supere esos valores ? ya os lo adelanto, no, no lo impide.
El maquillaje envejece o asfixia la piel: Esto se decía mucho hace décadas, ahora parece que quieran convencernos de lo contrario, que hay maquillajes que nos cuidan la piel y nos ponen divinas. ¿ Quién tiene razón ? Pues ni unos ni otros, o mejor dicho, depende. El maquillaje daña la piel si no es el adecuado a nuestras necesidades, si dormimos sin haberlo retirado escrupulosamente o, en casos de productos pensados para camuflar poros e imperfecciones de manera importante, si lo llevamos muchas horas al día. A la inversa, un maquillaje adaptado a nuestro tipo de piel, usado de manera correcta, que contenga filtro solar, sustancias que favorezcan la renovación celular natural, etc, etc, puede ayudarnos a lucir un mejor cutis, porque no deja de ser algo así como una hidratante, tratante, eso sí, siempre con algo de siliconas. De manera general, los que prometen resultados inmediatos no cuidan sino que ofrecen sólo el efecto óptico, no os dejéis engañar.

Si no usas antiarrugas desde determinada edad te vas a convertir en una pasa: puro marketing. La piel, con los años, es más lenta a la hora de renovarse y regenerarse, y hay sustancias que ayudan un poco en ese proceso. Pero no son en sí productos antiarrugas, de hecho, las pieles mejor conservadas que he visto no usaban cremas antiarrugas al uso, sólo hidratantes o nutritivas adecuadas a las necesidades de su piel, que iban cambiando conforme la piel requería otras cosas. Me parece demencial ver a chicas de 18 ó 20 años preocupadas por las «arruguitas» de los ojos ( eso no son arruguitas, son marcas de expresión que tenemos todos al gesticular, salvo que nos pongamos hasta arriba de bótox ).

Use este cosmético o toma estas cápsulas para compensar los excesos que sufre su piel: Otra estrategia de marketing. Si cometes excesos pequeños, como dormir poco en época de exámenes, hay productos cosméticos que lograrán que se te note menos, pero es porque no has dañado profundamente la piel. Si cometes grandes excesos o pecados con tu piel, siento decirte que hay daños que son irreversibles.

– Y, al hilo del punto anterior, esta crema repara el ADN celular: Este es uno de los mitos que me enfadan, porque si fuese tan sencillo reparar el ADN celular ¡ podríamos curar el cáncer ! Si has agotado tu capital solar, por poner un ejemplo, te toca no salir a la calle sin la mal llamada pantalla total, pero el daño está hecho y nada, a día de hoy, lo puede reparar. Las arrugas te las podrán eliminar con cirugía o con tratamientos menos agresivos, pero los riesgos para la salud no, así que mejor no hacer el … iba a escribir indio, pero los indios e indígenas se protegen la piel con elementos de su entorno, así pues cambio a mejor no hacer el canelo ( que se lo pasa bomba con la fotosíntesis como buen árbol que es ).

 Y eso es todo por hoy. He escrito esta entrada por si llegara hasta este blog público joven, imagino que a ciertas edades uno se vuelve más crítico, o sencillamente se cansa de gastar dinero en cosméticos para intentar verse como hace décadas.

 Besitos de mapache potihólico 🙂