Regalos para una Navidad ¿ no ? potiholica

 Regalos para Navidad.

Muy buenas:

 La entrada de hoy va dedicada a los menos potihólicos porque ¿ qué hacer cuando se desea regalar algo a una friki de la cosmética o el maquillaje ? No os voy a enumerar la lista de los must have ni las ediciones limitadas más demandadas sino todo lo contrario. Y me he basado en mi dilatada experiencia como fanática de potis y como persona que ha recibido bastantes regalos de este tipo. Mi conclusión te puede sorprender.

labios pintados de rojo

 Si no conocéis muy bien los gustos de la persona que va a recibir el obsequio, o si simplemente no estáis al tanto de lo que compone su arsenal particular, ¡ quietos ! Ni se os ocurra preguntar a la dependienta de la sección de perfumería porque os va a endosar las novedades, lo más caro o lo que le reporte mayor comisión ( hay de todo, ojo ) y es muy posible que la persona obsequiada acabe con varios regalos iguales. Pero hay algo mucho peor que nos puede suceder y es que no acertemos. ¿ A que resulta complicado dar con el gusto de alguien a la hora de regalar perfumes ? Pues con el maquillaje, las mantecas corporales, etc, pasa lo mismo. Que si subtonos que favorecen a unas personas y sientan como un tiro a otras, que si tipos de piel, alergias a ingredientes… un lío.

 La duda puede surgir si decimos «pero yo quiero regalarle algo relacionado con su hobby o manía». Vale, es lógico, pero seguro que prefieres que el regalo no sea canjeado ( si te da igual puedes recurrir al cheque regalo, el acierto está asegurado ).  Me reitero en que el acierto es algo complicado, y como muestra recuerdo los perfumes con notas que no soportaba ( mucho pachulí ), el estuche lleno de sombras marrones y beiges ( como si no tuviera de eso y para que veáis que las paletas Naked no son nada nuevo ), el labial fucsia que hacía que mis dientes se vieran como los de una fumadora. Y, lo que más me fastidiaba: recibir regalos de marcas testadas en animales cuando yo me negaba a darles ganancias. Pero por educación, sonreía y decía que muy bonito. También había un excepción y era mi única tía, quien SIEMPRE acertaba con los regalos, si era un perfume me iba perfecto, si era maquillaje lo mismo, pero tenía un don especial.

 Sin más dilación, aquí os dejo una lista de alternativas que pueden gustar a potihólicos. Algunas están pensadas para quienes tienen blogs o canales de este tema.

Libros o cursos: En China el hecho de regalar libros simboliza regalar sabiduria. Los libros más recomendadso dependerán mucho del tipo de potihólico o potihólica que vaya a recibirlo, pues como en todo hay subgrupos. Si el regalo es para una chica muy interesada por el maquillaje, los libros de Kevin Aucoin son un clásico ( eso si, muy caros ). Y cuando la ersona tiene un blog o un canal youtube y le apasiona el tema, ¿ por qué no regalarle algo que le ayude a mejorar o le haga más sencillo su hobby ? Cursos o libros sobre diseño, SEO,plantas medicinales ( ojo a la fuente ) o cosmetica artesana puede ser un acierto. Tan sólo hay que atender a que el libro esté escrito por alguien que sepa del tema y trate los aspectos en profundidad, porque es casi seguro que a un manual para dummies alguien iniciado no le sacará provecho.

– Y hablando de cosmética casera, hay algo muy especial en preparar estos productos adaptándolos a los gustos o necesidades de cada persona. Si te gusta «cocinar cosméticos»puedes preparar los regalos potihólicos. Una cesta de mimbre o una bolsa bonita, una tarjeta manuscrita y quedarás como un rey o una reina.

– ¿ Qué andas mal de dinero ? Hay algo muy valioso y son los conocimientos. Si eres bueno en algo en lo que tu amig@ flojea, puedes ofrecerte a darle unas clases particulares unas tardes. Tú pones la merienda 😉

– Un sencillo saco de semillas supone un gran ahorro en ungüentos, aunque también se puede usar para potenciar su acción mediante el calor. Se trata de un saquito de tela relleno de granos de cereal o algo así, al que a veces añaden plantas aromáticas secas. Se puede usar tanto frío, metiçendolo en el congelador bien protegido por una bolsa de plástico, o de la manera más habitual, caliente tras introducirlo en el microondas unos 3 -o 4 minutos a potencia elevada. Si se deja un poco menos tiempo y se añade tras un ungüento rubefaciente o un linimento potenciará su efecto. También resulta agradable en invierno para aplicarlo un ratito cuando se llega de la calle con el frío metido en el cuerpo. En resumidas cuentas, es algo sencillo, económico y muy útil. Se suelen encontrar en ferias de artesanía, también en algunos herbolarios. Si os animáseis a hacerlo vosotros no uséis arroz porque acaba creando bichitos. Sobra decir que tampoco sirve el maíz de hacer palomitas, ¿ eh ? je je je.

– Un regalo que nos hace ilusión recibir a algunos potihólicos es un pack de materias primas sencillas para potis caseros: un aceite vehicular de base, un par de AEs  y una cera, de abejas o vegetal.  Un básico suele ser el aceite esencial de lavanda, un verdadero multiusos,y podéis acompañarlo de otro con propiedades y aromas muy diferentes, como pueden ser el de tomillo o el de pino. Para quienes ya hilen más fino, emulsionantes y tensioactivos, o aceites más raros.

– Experiencias como cata de perfumes quien tenga oportunidad. Me encantaría que hicieran algo de eso en mi ciudad. No se puede negar que es una opción que se sale de lo convencional.

– O bien podemos recurrir de nuevo a las costumbre chinas regalando tés o infusiones, si sabemos que le gusta al obsequiado. En china simboliza el deseo de regalar salud, y cuando no se sabe bien qué té elegir se suele optar por un buen té verde. Aquí en España somos más dados a consumir tés aromatizados o mezclas que puros, por lo que el abanico de posibilidades es casi infinito. Alguien interesado en el mundo de la belleza apreciará las variedades verde, blanca o amarilla, de sabores suaves y un elevado contenido en antioxidantes.

 Como habréis visto hay bastantes opciones para salirse de lo convencional. ¿ Se os ocurre alguna más ?

 Besitos de mapache potihólico 🙂