Precios locos en Sephora, sorteo MuLondon y nueva mascota

Hola, potihólicas:
Hago una entrada breve para comentaros varias cosas. La primera, he estado ausente por problemas con internet y por una alergia alimentaria. Cuando se me cuela algún alérgeno en la alimentación me pongo realmente mal, incluso me da fiebre, me hincho… y la medicación me deja muy espesa. Es por ello por lo que no he comenzado a hacer mi parte de las revisiones del sorteo MuLondon, aunque yo creo que puedo decir que hoy ya me ha pasado este ataque y por ello confío en empezar mañana con las comprobaciones. Tras hacer mi parte, Boris hará las comprobaciones que le corresponden a él y se publicará una listra provisional, donde figure la fecha del sorteo. Esa entrada será bilingüe, pues el sorteo es internacional.
Otro tema. No sé si siguen los precios locos de Sephora, pero en ellos compré dos esmaltes por dos euros el frasco y debo recomendároslos. Se trata de unos esmaltes muy luminosos, que se presentan en frascos de 5 ml, y como nunca había probado nada para las uñas de esta marca no sabría deciros si tienen la misma calidad o no que las otras lacas, las que están todo el año.
Compré un tono rosa clarito asalmonado con muchos reflejos dorados y otro morado con reflejos plateados. El primer tono es el que he estrenado, y me ha sorprendido en primer lugar por su cobertura: en la imagen os muestro cómo quedan las uñas con una sóla capa, salvo en el dedo meñique, donde di una segunda para comparar porque no podía creérmelo. La diferencia es apenas inapreciable, y eso resulta estraño cuando se manejan estos tonos que, a la vez de claros, son tornasolados.
sephora-esmalte-rosa-dorado

Y el motivo por el que os recomiendo mirar a ver si quedan de estos en las tiendas Sephora es por su permanencia. La imagen está tomada a los tres días de aplicado y de haber estado bastante ajetreada con al suñas, con un taller de manualidades incluído. Evidentemente un esmalte claro resulta mucho más discreto ante las inperfecciones, pero por si en la imagen no se apreciara os comento que el resultado estaba casi intacto. Eso sí, al quinto día ya no daba más de sí el asunto. Pero por dos euros, y lo especial de su acabado, me ha dado pena haber pillado sólo dos.
Para finalizar: habemus una nueva mascota, que acompañará a Mapachín. Es Cthulhu, un primigenio del cual nos habló Lovecraft en sus obras y por el que siento verdadera devoción/adoración. Los adoradores de Cthulhu le obsequiamos con sacrificios hasta que llegue el día en el que se alineen de nuevo las estrellas y despierte de su letargo para dominar el mundo de manera definitiva e imponer el reinado de los esmaltes pitufos y los putiuñas. Bueno, esto último de los esmaltes lo he añadido yo. En el blog, para no asustar a nadie, aparecerá así:

my-little-cthulhu

Pero cuando alguien haga un spam poco original mostrará su verdadero aspecto, que es tal que así:

cthulhu

Como colofón, he encontrado en google esta imagen de un híbrido entre Cthulhu y un oso amoroso. Si alguien sabe dónde se consigue y me lo dice, sacrificaré un spammer al gran Cthulhu en su nombre. Y si alguien desea darme un alegrón, mi cumpleaños en el marzo…

care-my-little-cthulhu

Besitos de mapache potihólico y sectario 🙂

votar