Por fin acabé Rain Forest, de TBS

 The Body Shop, mascarilla capilar Rain Forest.

Hola potihólicas:
Hoy voy a hablaros de un producto que a mí no me ha gustado, no me ha ido bien. Se trata de la mascarilla Rain Forest de The Body Shop.
Llegó a mis manos hace tiempo, en formato de 50 ml, con una revista que adquirí porque regalaban unos peines de madera y se me apetecía probarlos. Y he tenido que irme armando de valor por lo que os voy a contar, para acabarla.
El producto tiene una textura bastante sólida y agradable, por ello hay quien lo llama mantequilla capilar. Yo no diría tanto, se recoge y extiende bien entre los dedos, y para ser honestos, tien un aroma a frutas tropicales que es una verdadera delicia.
 La primera vez usé el producto a modo de mascarilla, aplicando generosamente unos 20 ml por todo el cabello salvo por el cuero cabelludo ( muchos cosméticos me producen caspa o irritación ), y dejándolo actuar unos 5 minutos en lugar de los dos minutos recomendados. Pese a no tratarse de un producto 100% natural, al aclarar el cabello estaba contenta con el aroma y la suavidad. Aunque la alegría se fue evaporando como el agua que retenía mi melena, porque al sercarse el cabello al aire, sin brushing, tenía el cabello suave, brillante… y todo espelurciado. Sí, este producto debe ser ideal para quienes busquen dar volumen al cabello, pero en mi caso , para que os imaginéis el resultado, os contaré que había quedado para tomar algo y al llegar me suelta un bien amigo: «Parece que te hayas estando peleando con el flequillo, y que haya ganado el flequillo». Yo me reí y dije que ya lo había visto. El susto vino cuando fui el servicio y comprobé que efectivamente, mi flequillo parecía salido de una batalla campal, estaba indomable, mucho más voluminoso que en casa ( y eso que lo llevo con pocos mechones de pelo cortados ). Y a la melena le pasaba lo mismo, un volumen excesivo con un olor delicioso.
 Así volví a usar el producto en muy pequeñas cantidades y sin acercarse a mi beligerante flequillo, y ahí el producto me decepcionó más aún. Si bien es cierto que basta emplear poca cantidad para acondicionar, de esa manera no se nota el cabello suave ni se evita el uso de un serum, vamos, es como usar otro acondicionador normal y corriente. Debo decir en su defensa que si se realiza un brushing tras su uso, el efecto «mapache recién salido de una lavadora centrifugando» queda en gran medida controlado. 
 Os comento que mi cabello es fino, extralargo y seco. Estoy convencida de que la mascarilla Rain Forest debe irle bien a un tipo de cabello en concreto, pero desde luego al mío no. En cuanto al precio, no me parece ni caro ni barato, 10 euros por 200 ml que, si lo aplicáis como vine haciendo yo tras mi primer contacto, os durará mucho. Sale mucho más económico aplicarse aceite de coco o de almendras antes del lavado, pero requiere disponer de al menos 20 minutos para cepillar y masajear. Por eso, para cuando tengo prisa, suelo tener alguna mascarilla comercial en casa, aunque no las use de manera habitual.
 Por curiosidad potinguera, ¿ a alguna le ha ido bien ? Si es así, ¿ qué tipo de cabello tiene ?
PD: Como veréis, cuando un producto no me gusta no me enrollo, no me inspira a escribir sobre él. 
 Besitos de mapache potihólico 🙂

votar