Le Petit Marsellais miel y lavanda ( review )

 Le Petit Marsellais, gel de ducha con aroma de miel y lavanda.

 Hola, potihólicas: 
 Hace unos días recibí un paquete por mensajero que no esperaba. Como anécdota, os comentaré que ni siquiera sabía si era para mi madre o para mí, porque se olvidaron de poner los apellidos fuera y sólo se veían una vez abierto jajaja. Y al abrir el paquete me encontré con una bolsa tan bien presentada que tengo que enseñárosla:
 El contenido era un bote de gel Le Petit Marseillais, en su variedad miel y lavanda, pensado para pieles secas o sensibles. Debo señalar que lo primero que hice fue olerlo y me llevé una decepción, porque el aroma a lavanda no es natural y yo soy muy maniática con eso. Lo que sí es natural es el aroma a miel, lleva bastante para ser un gel que se puede encontrar en hipermercados.
 Al probar el producto me gustó la textura, blanca, suave y untuosa. Seguía echando pestes por el tema de la lavanda, aunque el enfado se me pasó al ver los resultados. El gel en cuestión no reseca nada la piel, no la deja tirante, no la irrita ( al menos a mí ) y aunque usé crema corporal siempre tras su uso, para ser sincera creo que hubiera podido prescindir de ella. El día que más me gustó fue cuando antes de la ducha usé el scrub sólido de lush para exfoliar a conciencia, y tras él este gel.

 El formato es de 400 ml y no sé su precio exacto, pero rondará los 3 euros ( una vez estuve curiosenado las mascarillas ). Le Petit Marseillais tiene geles más untuosos como este o el de miel y karité, pensado para pieles secas o delicadas, y otros más frescos y me imagino que más ligeros.
 En resumen, me gusta como deja la piel, aunque hubiera preferido seguramente el de miel y karité en lugar del de lavanda y miel. Su formato resulta muy cómodo para llevar al gimnasio o a la piscina, y en cuanto al precio, yo no lo veo como un gel para usar a diario pero sí un capricho accesible para cuando uno quiere darse una ducha larga y relajante.

Besitos de mapache potihólico 🙂

votar