Las 5 Rs del desarrollo sostenible

Las 5 Rs de la ecología

 

El respeto al medio ambiente puede resumirse con cinco palabras jerarquizadas que comparten la misma inicial, la R. Existen discrepancias en función de la fuente sobre cuáles son las palabras exactas, pues son una traducción de otras inglesas. Lo importante es que existe un orden de importancia y aplicación que la publicidad suele ignorar o manipular. Veamos cuáles son las 5 Rs de la ecología y la tecnología medioambiental.

  1. REEMPLAZA
  2. REDUCE
  3. REUTILIZA
  4. RECICLA
  5. RECUPERA

 

Las 5 Rs del tratamiento de residuos

  • Reemplazar. Algunos también emplean el término repensar. El concepto es sencillo, si para obtener un producto, artesano o industrial, necesitamos emplean algún ingrediente agresivo para la salud o para el medio ambiente, lo primero es parase a pensar si esa sustancia puede sustituirse por otra que haga la misma función y sea menos dañina, o en su defecto, más fácil de depurar antes de realizar los vertidos.

Podemos poner como ejemplo los exfoliantes faciales o corporales y el problema que se ha detectado no hace mucho con la presencia de partículas diminutas de plástico, que no pueden ser depuradas del agua por los procedimientos convencionales del tratamiento de aguas residuales, tampoco sirven de sustrato a bacterias dentro del mismo proceso, y para colmo, los peces las consumen y pasar a formar parte de la cadena alimentaria. ¿ Qué puede ser sólido, rugoso, pequeño, más o menos esférico y resultar estable en una emulsión ? Muchas materias de origen vegetal bien molidas: hueso de aceituna, de albaricoque, micronizado de escaramujos… o minerales ( arena ). La duración en óptimas condiciones del cosmético como exfoliante no podrá ser de años, como sucedía con los microplásticos que les llaman, pero esteremos usando agentes exfoliantes mecánicos aptos para cosmética y biodegradables en el caso de los componentes de origen vegetal, y no contaminantes según donde se vierta en el de la arena. Y otra opción sería usar estas mismas sustancias vegetales por separado, añadiéndolas a una base limpiadora o hidratante. El consumidor, hoy en día, dispone de ambas opciones.

 

  • Reducir en origen los residuos generados es el segundo paso a tener en cuenta. Esto parece obvio, pero no está de más recordar que el mejor residuo es aquel que nunca llega a producirse, nunca ha de tratarse y, por tanto, no consumirá energía que, de nuevo, generaría otros residuos.

Detesto las supuestas empresas amigas del medio ambiente que presentan sus productos con embalajes excesivos. Cofres, cajas enormes conteniendo productos diminutos, papel o plástico por doquier en envases que no sirven para nada no compensan el hecho de que esos envases pudieran estar elaborados con material reciclado. Además en el reciclaje casi siempre se requiere un porcentaje de materia prima nueva. Sea como fuere, algunas empresas de alimentación y de cosmética nos toman por tontos, y con razón.

La reducción en origen también supone un ahorro en materias primas, es decir, en recursos naturales, generalmente no inagotables.

 

  • Reutilizar. La gran asignatura pendiente de este nuestro Primer Mundo. En despropósitos, es el primero, no lo dudo.

Veamos un ejemplo que me enerva. Las toallitas desmaquillantes. Son uno de los productos de uso cosmético menos ecológicos que existen, así las elaboren con los mejores ingredientes y el packaging más eco friendly. No pueden reutilizarse y generan más residuos ( y peores ) que los discos de algodón, por poner un ejemplo intermedio. De todas formas, lo mejor es una una toalla pequeña y suave y echarla a la lavadora cuando ya esté muy guarra.

Otro ejemplo de derroche sacacuartos son las mascarillas de un solo uso que vienen con un tisú. Además de contaminar de lo lindo, os toman el pelo. Comprad un paño adecuado e impregnadlo si queréis en un cosmético fluido que os agrade. Cierto que al cabo de X usos ( 10, 20, o incluso muchos más ) por el lavado acabará necesitando ser reemplazado. Pero echad cuentas pensando en vuestro bolsillo. Y ahora pensad en el tratamiento de esos residuos que, de nuevo, no son nada fáciles de reciclar.

 

  • Reciclar. Por fin llegamos a la palabra mágica, la que mola a todo el mundo. ¿ Veis su posición ? La cuarta. ¿ Cómo una marca puede llamarse respetuosa con el medio ambiente cuando se salta los tres pasos previos ?
    El envase ideal puede separase con facilidad para ser depositado en la bolsa correspondiente. Siempre es preferible vidrio, o en su defecto cartón. Si el cartón lleva plásticos adheridos, separadlos y cada material a su bolsa. De lo contrario, si todo el mundo hiciera lo mismo se echarían a perder contenedores enteros de papel destinado al reciclaje.

Añado: que nadie piense que ponerle un packaging de bambú a un cosmético es algo eco. Es un desatino emplear un recurso que escasea ( pregúnteles a los pandas gigantes y a los pandas rojos ) alegando que puede reciclarse, porque el reciclaje jamás es completo ni gratuito desde el punto de vista energético. Sé que me repito, es para ver si así se le queda a más lectores.

 

  • Recuperar: Es el último paso e tener en cuenta en el desarrollo sostenible. Se trata en reparar o darle otro uso a las cosas, algo que muchos confunden con el reciclaje. ¿ Qué es lo contrario a recuperar cosméticos ? Depotarlos y luego comprar una paleta para pegarlos en ella. Como cómodo, seguro que lo es, pero desde el punto de vista del respeto medioambiental es para tiraros de los pelos.

En el extremo opuesto, podemos recuperar una sombra de ojos hecha polvo en sentido literal o bien reprensándola con el truco del alcohol, la moneda y el paño, o también usándola en forma pulverizada, más como si fuese un pigmento. No la tiramos y no necesitamos comprar otro producto idéntico porque el que tenemos, con un poco de ingenio, nos servirá hasta terminarlo.

También entraría en esta categoría el aprovechar botes con un cierre interesante para llevar champú o gel de ducha al gimnasio o en una escapada, o transformar ese bote tan molón en un organizador, aunque haya que hacerle unos departamentos en plan DIY total.

 

Y estas son las 5 Rs del desarrollo sostenible. Bien sencillas.

 

Besitos de mapache ecologista.

racoon gif

2 comentarios

  1. ¡Excelente nota! No había leído hasta ahora de el termino Reemplazar, pero me parece lógico. Es necesario tener una conciencia más clara de los productos que se usan y su impacto ambiental. Y sobretodo, si se puede usar otro que sea mejor para el medioambiente y nuestra salud también. Lo comparto!

    1. Hola, Eduardo:

      Ante todo, gracias por compartir. El reemplazar es puro sentido común, pero el consumidor final no suele fijarse. Este post en concreto lo escribí en su día un poco harta de tanta insistir con el reciclaje como si fuese la etapa primordial, y no lo es. Si ha llegado a alguien para lograr que se replantee su forma de consumo y dar preferencia a algunos productos frente a otros similares, me doy por satisfecha. Pero, si además difunde, me alegra el día, porque puede llegar a más gente.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Potiholic Blog de Belleza .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.