La apuesta de Oleum para pieles sensibles

 La empresa de cosmética artesanal Oleum y su jabón de almendra y caléndula, apuesta para pieles sensibles y delicadas.

jabon oleum con aceite de almendras dulces y calendula

 El otro día os hablaba de un par de aceites de masaje de esta empresa de cosmética artesanal asturiana, Oleum. Sí, lo hago para daros un poco de envidia ( sana ) y vengarme de quienes tenéis ciertas tiendas a mano. Pues que sepáis que aquí, en Asturias, también tenemos «potis» interesantes y a bondo. Menos conocidos, pero muy recomendables. El caso es que con los aceites se vino algún jabón de los que no llevan colorantes añadidos Quizás cuando pida más aceititos me atreva con el champú sólido, que sí lleva colorante, pero en caso de no irme bien por ese tema lo usaría en medios y puntas ( llevo el pelo hasta la cintura ). Por el momento he sido cauta y me dispongo a hablaros del jabón de caléndula y almendras de Oleum que es su apuesta para las pieles sensibles y delicadas, sin problemas adicionales de acné o similar.

 Al igual que aquel jabón de cacao que probé hace años, este jabón está muy sobreengrasado, por lo que al usarlo se nota poca espuma y un tacto cremoso. El producto posee aroma, suave, debido a las plantas y extractos que enriquecen la formulación de base ( aceite de almendras dulces y tanto aceite como pétalos de caléndula ).

 Probado en el rostro, el jabón pasa la prueba de la piel atópica. No siento tirantez en el cutis tras usarlo, aunque es cierto que la piel sí me pide algo de hidratación al cabo de unos minutos. Es decir, puedo usarlo pero tengo productos más suaves aún.

 Sin embargo este jabón se va a quedar entre los habituales porque es sencillamente perfecto para mis manos. Las manos son otra zona donde tengo la piel muy sensible, donde me aparecen unas dermatitis de contacto horrorosas y, de nuevo, no se lleva bien con los jabones y geles más habituales. Recuerdo que cuando tenía practicas en el laboratorio, en algunas asignaturas el protocolo incluía lavarse las manos antes de abandonar el laboratorio y, dependiendo del jabón que tuvieran, a veces sufría con ello. Hasta el punto de tener que llevar una crema de manos muy nutritiva para aplicármela tras el lavado cuando me tocaba el gel agresivo. Este jabón de Oleum no me daña en absoluto la piel, ni me hace necesitar usar ninguna crema tras su uso. Con estas características hay alguno más por ahí, pero no que me dejen la piel tan suave y menos por un precio como el de este producto ( no llega a a 4 euros la pastilla de unos 90 gramos ). Relación calidad/precio excelente para mi piel caprichosa, la suavidad que me proporciona es lo que me ha hecho decir”contigo repito”.

 Incluso lo he probado como jabón en la ducha y sigue siendo perfecto, dejando la piel suave y sin sensación de tirantez. Aunque debo reconocer que el gel de ducha es más cómodo.

 Os comento que Oleum cuenta con más apuestas para pieles sensibles. Dispone de un jabón pensado para pieles sensibles y acnéicas, con aceite de árbol de té, y de la versión asturiana del famoso jabón de Alepo. Este último también se vino para casa, pero se encuentra a la espera de que le toque el turno de ser probado porque no quiero cambiar hasta acabar la pastilla de caléndula y almendra 😉

 De momento, para la próxima se vienen el aceite de masaje de lavanda, que es en realidad de lavandín, el de manzana verde ( este con fragancia sintética ), el champú sólido y un par de jabones de almendra y caléndula.

 Besitos de mapache potihólico 🙂

3 comentarios

  1. Nos dejas con los dientes largos, como sigas haciendo eso, nos vas a tener a todas haciéndote encargos jejehe
    Buena pinta tiene, a mi me encantan esos jabones que apenas hacen espuma y este, además de eso, tiene unos ingredientes ideales!!!

  2. De almendra y caléndula, mmmmm, olorcito rico. Creo que hay maneras de convertir un jabón en pastilla en un gel, habría que echarle el ojo por si te interesa y no cambia lo bien que te va a la piel (por si hay que añadir algo que te siente mal).

  3. Gracias por el consejo. La verdad es que una vez que se han gastado las aristas del jabón, ya se me hace más cómodo XD. Será algo parecido a cuando empiezas a usar champú sólido, las primeras veces uno se siente raro, pero cuando te acostumbras no quieres otra cosa.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Potiholic Blog de Belleza .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.