Good Girl de Carolina Herrera

Good Girl es la nueva fragancia femenina de Carolina Herrera

Vengo con una entrada muy corta, pues poco hay que decir.

 

Cuando me entere del lanzamiento del EDP Good Girl, de CH, pasó a figurar en mi wish list. Una fragancia con elevada concentración de aceites esenciales, pues es un eau de parfum, con la almendra como nota de salida junto con el café, mi adorado jazmín sambac y la flor tuberosa compartiendo las notas de corazón, y el cacao junto con haba tonka, tostada en esta ocasión, para darle profundidad. ¡ Debía ser mío !

 

Por suerte me dio por indagar un poco.

 

Soy muy maniática con los perfumes, y así os lo comento en una entrada que tengo casi lista. También os digo que salvo perfumes nicho, la alta perfumería está en periodo de decadencia, se limitan a reproducir fórmulas que resultaron hace un par de décadas, pero escatimando en las proporciones de los aceites esenciales más costosos. Las marcas de alta gama se pueden permitir usar esos ingredientes y seguir obteniendo un buen margen de beneficios. No es de extrañar que ahora, cuando me gusta un perfume, busque también sus versiones de equivalencia.

 

 

Pero al leer la composición de Good Girl tuve la esperanza de estar ante un gourmand irreverente y rompedor, como lo fue en su día Angel. DE esos aromas que o se aman o se odian. Al menos los ingredientes se prestaban a hacer una apuesta así de arriesgada. Y ya para arriesgado, el packaging imitando unos zapatos de tacón de aguja ( me parece horroroso ).

 

 

Probé Good Girl en un establecimiento, con la idea de decidir cuál sería el aroma que me autorregale para mi cumpleaños ( aún falta, pero lo pienso todo un año ). ¡ Menuda decepción !

 

 

Al aplicarlo sobre la piel pensé que era muy intenso, aunque a mi me gustan los perfumes de estela moderada pero alta permanencia. Se usaría poca cantidad y listo. Las notas de salida en mi piel eran confusas: un toque de café, nada de almendra y sí, las notas de cacao y de haba tonka del fondo ya en la salida.

 

Mi decepción vino al sentir la evolución del perfume, sin apenas presencia del jazmín y la tuberosa, y dando paso en dos horas a un suave velo de notas de fondo que se mantuvo hasta un total de seis horas, de forma muy ligera. Me parece un despropósito que un aroma de más de 50 euros el frasco de 50 ml ofrezca una permanencia tan pobre. No es el primero, pero sí el único caso que conozco con estas notas olfativas, que deberían ser potentes.

 

Creí que podría ser mi piel, aunque todas las notas que componen el producto evolucionan bien en mi piel, no como sucede con las notas cítricas que acaban dando resultados bastante lamentables. Me puse a leer sobre el producto en algunas comunidades y para mi asombro esto de la permanencia, las notas de salidas abrumadoras que se disipan pronto y todo lo demás le ha pasado a más gente.

 

Por ello decidí dedicarle una entrada, a modo de tirón de orejas. Una evolución así es aceptable en un producto de gran consumo, incluso de uno low cost inspirado en él, pero no en el original. Ahora a ver si alguna empresa decide fusilarlo con una mejor base olfativa, porque la fragancia en sí me gustó pese a no ser lo que esperaba. Mala proporción de absolutos y aceites esenciales han dado al traste con lo que podía ser un perfume diferente a las fórmulas tan convencionales con que se empeñan en obsequiarnos todas las casas desde hace lo menos una década.

 

Besitos de mapache decepcionado.

racoon gif