Mis Jabones Favoritos ( y no son de hotel )

 Fontesanta es mi marca favorita de jabones: jabones y aceites ecológicos, artesanos y naturales. 

 En Asturias tenemos la suerte de que aún sobrevive la artesanía, incluso hay ferias especializadas. Una de ellas se celebra en Oviedo todas las navidades, y allí se puede ver en ocasiones a los profesionales trabajando la madera, construyendo cestas de mimbre… una maravilla. Os hablo de la que está DENTRO del Parque de San Francisco, pues la que más se ve, la del Paseo de los Alamos, no es necesariamente un puerto de productos artesanos.

 El caso es que en una de mis primeras visitas conocí dos marcas de jabones artesanos asturianos. Una se llama Oleum y, pese a ser buena, no tenía tanta gente comprando como la otra, Fontesanta. Por aquel entonces la empresa creo que era de un sólo empleado, y los productos se elaboraban con plantas de la zona del occidente de Asturias. Y allí uno podía encontrar a muchas personas que acudían siempre a hacer acopio de jabones porque eran los únicos que no les producían alergias. Evidentemente, tenía que probarlos y creo que empecé con un par, y también regalé alguno.

 Año tras año acudía como mucha gente a hacer acopio de jabones para todo el año, hasta que un par de años no pude acercarme a la Feria de Artesanía. Pero un día me dio por buscar por internet, pues sabía que existía un mail de contacto, y cuál no sería mi sorpresa al encontrarme con una página web con tienda on line, con que la marca, que había ido añadiendo nuevas variedades así como unos aceites que son una delicia y sales de baño que no he probado, ahora contaba con certificaciones ecológicas y se estaba empezando dando a conocer en ferias nacionales del sector. Lo malo es que con las nuevas certificaciones, la tienda on line, etc, el precio se elevó bastante, en nueve años se ha duplicado y el pagar una media de 7 euros y medio por pastilla de jabón ya hace que limite su uso y no sean mi «sirvo para todo» de antes.
 De sus variedades he probado casi todas. Cuando tenía la piel mixta y con algo de acné, mis preferidos eran los jabones Fontana y Estival, para combatir las impurezas suavemente, mientras que por su aroma siempre han sido el otoñal, el bosque oriental ( ambos muy cálidos y especiados ) y el exfoliante cafenela, ummm…. A día de hoy me sigo quedando con el Otoñal, el Truébano y si es posible con avena, y el Cafenela, que son de los más enriquecidos en sustancias nutritivas.
 El jabón Truébano es el único producto no vegano de la marca, pues lleva cera de abejas y miel. Su textura es muy untuosa y casi no hace espuma, es delicado, muy delicado. Cuando incorpora granos de avena dentro sirve para exfoliar mientras se usa, en general va muy bien para cutis delicados.
 El jabón Cafenela me seduce con su aroma y lo empleo para el cuerpo, con la ayuda de un guante de crin o una banda exfoliante. Su uso ejerce una acción exfoliante ligera y además, por su contenido en cafeína, se supone que ayuda a combatir la retención de líquidos si se acompaña de una masaje. Pero, para ser sincera, lo uso cuando lo veo porque me encanta.

 Y el Otoñal, mi preferido en cuanto a su fragancia, también es un producto pensado para las pieles secas, que puede ser usado en los cutis más delicados.

No os llevéis a engaño, los jabones Fontesanta no llevan ni colorantes ni fragancias artificiales, por eso es tan infrecuente que produzcan alergias. Su color varía en función de la variedad y, en ocasiones, de un lote a otro. Para diferenciar algunos, lo que hacen es añadir unas ramitas en la base del molde grande del que luego se cortarán los jabones.
 Ahora ya se pueden adquirir en Oviedo y alrededores sin pagar portes durante todo el año, pues Naturisimm tiene algunos, de momento el Bosque Oriental, el Espumeru y desde hace muy poquito el Cafenela, con los mismos precios de venta que aparecen en la web Fontesanta.
 Como curiosidad, el jabón espumero está elaborado con saponaria y es en realidad un champú sólido. Cuanta con muchos adeptos pero cada piel es un mundo, y a mí no me convenció cuando lo probé, no por agresivo, sino porque no me dejaba bien limpio el cabello. Tal vez se debiera a que estos jabones son muy sólidos, tal vez debiera haberlo guardado en un frasco con un poquito de agua para ablandarlo, el caso es que acabé usándolo en manos y cara.
 ACTUALIZACION: Por desgracia, la empresa ha cerrado.
 Besitos de mapache potihólico 🙂

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Ja,ja,ja me encanta el título, yo la verdad que en jabones de hotel no he encontrado ninguno de mi agrado. Yo también soy fan de los jabones naturales, me apunto tus recomendaciones.

  2. La verdad es que yo estuve con mi chico en un hotel y los jabones de mano me los traje porque huelen genial como a citricos y como me gusto me los traje los tengo hay guardado jejejeje tambien soy fans de los jabones naturales.

  3. Jooooo, yo también quiero!! qué buena pinta… 🙂 reconozco que no soy mucho de jabones sólidos, pero cuando cae alguno, lo disfruto mucho! a ver si me animo un día a hacer alguno… estaría divertido!

  4. mmmm que ricos.
    Yo acabo de postear sobre "mis jabones de pueblo", dan gusto los jabones naturales

  5. Jajaja, es que los de los hoteles hay para gente que tienen más encanto xDD
    Uff, Inma, yo creo que tengo un problema tanto con este tipo de jabones como con las velas que huelen genial… y la verdad que aprovecho las ferias y mercadillos medievales siempre.
    Pintaza tienen…
    Un besote!

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Potiholic Blog de Belleza .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.