El cuidado del cuero cabelludo atópico

Picores, sequedad o descamación son síntomas habituales del cuero cabelludo muy seco y del cuero cabelludo atópico. Pautas esenciales para cuidar este tipo de cuero cabelludo, evitando las molestias que suelen acompañarlo.

El cuero cabelludo atópico es especial y suele sufrir deshidratación y falta de lípidos. Por estos motivos tienda descamarse, cosa que no debe confundirse con la caspa, y además puede presentar heridas por rascado. Un cuero cabelludo dañado o irritado puede ser un anclaje pobre para los cabellos, por lo que puede ser el culpable de una caída excesiva capilar.

cómo cuidar el cuero cabelludo atópico o muy seco

El mejor champú para cuero cabelludo atópico.

La inmensa mayoría de los champús no han sido formulados pensando en las necesidades especiales del cuero cabelludo muy seco, el cual presenta incluso un pH diferente. La prioridad en la higiene del cuero cabelludo atópico es no alterar aún más su dañado equilibrio lipídico y, de paso, aportarle la nutrición e hidratación que le falta.

productos para cuero cabelludo atopico o muy seco y deshidratado
Sufrir de dermatitis atópica no es motivo para no lucir pelazo.

No existe un mejor champú para cuero cabelludo atópico porque no es extraño que quienes sufrimos de dermatitis atópica tengamos otros problemas cutáneos como dermatitis de contacto o cierta deshidratación «crónica». Por ello el champú para los cueros cabelludos muy secos o atópicas deberá tratar de paso los demás problemas asociados: picores, caspa seca, descamación, etc.

Consejos a tener en cuenta para mimar tu cuero cabelludo delicado

  • Siempre agua fría o templada. Sigue cumpliendo una de las directrices generales para el cuidado de la piel atópica, que consiste en evitar el agua muy caliente, por encima de 37-38 ºC. El cuero cabelludo atópico debe lavarse con agua fría o con agua templada, incluso a temperatura corporal, pero jamás con agua muy caliente. Esto también beneficiará a cómo se vea tu cabello.
  • Champú sin sulfatos. Lo mejor para un cuero cabelludo atópico es un champú sin sulfatos, o en su defecto uno con baja carga de sulfatos y un pH en torno a 5.5 . Dentro de la amplia gama que se te ofrece, elige el que trate los problemas adicionales de tu piel y/o de tu cabello.
  • Tratamiento prelavado. Cuándo sientas más molestias en el cuero cabelludo puedes aplicarte una mascarilla prelavado o un aceite. Quien dice aceite dice mezcla de varios, incluso enriquecidos con aceites esenciales.

Aplicas la pequeña cantidad en el cuero cabelludo realizando un suave masaje con la yema de los dedos, y esperas al menos una hora. Si no te has excedido con la cantidad aplicada incluso podrás dormir con el aceite y lavar la cabeza al día siguiente.

Para este uso lo mejor es ir de menos a más, comenzar por por un aceite ligero y de fácil absorción cómo puede ser el aceite de almendras dulces, o bien por un aceite regulador como el de cáñamo, que lo mismo combate el exceso de grasa que la excesiva sequedad. El aceite de oliva y el aceite de coco aplicados en el cuero cabelludo deben reservarse para los casos más agudos o rebeldes.

  • Hidratación del cuero cabelludo. No es raro que el cuero cabelludo atópico se beneficie de algún tratamiento post champú. Me refiero a acondicionadores específicos para esa zona de la piel, que se dejan actuar unos minutos y no solo aportan lípidos sino también hidratación (son buenos son humectantes).

La frecuencia de uso de los aceites prelavado y de los hidratantes del cuero cabelludo van a depender de la severidad del caso. Vete de menos a más, comenzando por una aplicación mensual. Puedes llegar hasta una aplicación semanal y, si con eso no bastara, el problema va a estar en el champú que usas: revisa su composición.

  • No frotes con la toalla . De nuevo otra regla para el cuidado de la piel atópica aplicable al cuero cabelludo. Envuelve tu cabello con una toalla que absorba buena parte de la humedad antes de proceder al secado. Muy importante: si usas secador, procura no ponerlo a la máxima temperatura y apunta a las raíces del cabello el menor tiempo posible.
  • Ten cuidado con lacas, espumas y otros productos de fijación. Vigila que no toquen tu cuero cabelludo porque podrían producirte alergia o mayor descamación.
  • En caso de caspa, deberás usar un champú específico para caspa seca o un anticaspa cualquiera combinado con un tratamiento prelavado de aceite. Esto se debe a que la mayor parte de los champús anticaspa se han formulado para tratar la caspa grasa, por lo que empeorarían un cuero cabelludo atópico aunque pudieran tratar correctamente su problema de caspa.
  • Si tú cuero cabelludo es atópico debes tener especial cuidado con los tintes, siendo preferible que recurras a mechas puesto que no llegan a tocar la piel. De todas formas, si vas a teñirte, haz siempre la prueba de alergia y elige fórmulas a ser posible sin amoniaco.
  • Por último, si sufres de alopecia tú protector solar para el cuero cabelludo tiene que ser específico para pieles atópicas. Puede ser el mismo que uses en la cara o en el cuerpo, siempre que sea el adecuado para tu tipo de piel.

Aceites esenciales para calmar el cuero cabelludo atópico.



Y ahora vamos con una serie de aceites esenciales que pueden ayudar a mantener a raya la descamación o los picores una vez se han tomado todas las medidas oportunas para no empeorar un cuero cabelludo atópico.

  • Aceite esencial de lavanda: antiséptico y antiinflamatorio, Alivia picores y puede evitar infecciones de las lesiones de rascado, siempre que no seaa alérgico a la lavanda. Añade de 2 a 4 gotas a tu champú habitual, a la cantidad que uses para un lavado.
  • Aceite de árbol de té: puede controlar por sí solo los problemas leves de caspa. Se usa de la misma manera que el aceite esencial de lavanda y también pueden emplearse combinados.
  • Aceite esencial de romero: antiséptico que fortalece el cuero cabelludo y el cabello. Seborregulador, no daña el cuero cabelludo atópico siempre que se emplee con los productos adecuados, es decir, champú sin sulfatos, productos específicos para el cuero cabelludo si se necesitan, evitando el agua muy caliente y el secador, etc.
  • Miel: no es un aceite esencial pero los champús enriquecidos con miel en proporciones relativamente altas también pueden calmar las molestias del cuero cabelludo atópico. Ayudan a cicatrizar pequeñas heridas y tienen un efecto similar al de aplicarse un poco de agua oxigenada. Al tener una textura más viscosa, pueden formar una pequeña película protectora y, por si fuera poco, si la miel es pura o se ha añadido propóleo a la fórmula tendrá un efecto antibiótico adicional. Un champú rico en miel es perfecto para ser usado cuando el cuero cabelludo está hecho un desastre, porque acelera un poco su curación.



En general, por estar cubierto de pelo, no nos damos cuenta de que el cuero cabelludo de las personas que sufrimos dermatitis atópica puede estar más seco y deshidratado que otras zonas del cuerpo de la cara te cuidamos más. Recuerda, un cuero cabelludo sano favorece un cabello fuerte.

Besitos de mapache.

un mapachito gif
Summary
Cuidado del cuero cabelludo atópico
Article Name
Cuidado del cuero cabelludo atópico
Description
Picores, sequedad, descamación... ¿Cómo cuidar el cuero cabelludo atópico? Estos consejos también sirven para el cuero cabelludo seco o deshidratado y para lucir un cabello más fuerte y sano.
Author
Publisher
Potiholic Blog de Belleza y Salud
Logo