Cremas con oro puro: otro timo.

 El oro no tiene propiedades cosméticas más allá de su brillo. Las cremas con oro son un engaño al consumidor.

Hola potihólicas :

El oro es un metal muy valioso, tanto que llegamos a pensar que hay muy poco. Eso no es así, lo que sucede es que cuesta mucho purificarlo. Por eso encontrar algo de oro siempre produce recocijo, bien sea este buen hombre mediante el bateo o una potinguera de a pie en su frasco de crema hidratante. Pero, ¿ qué le aporta el oro a la piel ? Se puede resumir en una palabra: NADA.

El oro es un metal noble, lo que quiere decir que no es muy dado a sufrir reacciones químicas, aunque todo depende de las condiciones de reacción. Como muestra, el platino, otro metal noble, empleado en prótesis de cadera. Si reaccionara dentro de nuestro organismo pobres de los implantados.

El oro tampoco forma parte de los componentes de nuestro organismo, y es tan inerte que hasta se puede ingerir pulverizado, otra nueva moda de la nouvelle cousine ( o como se escriba, que servidora no sabe francés ). Otra idiotez, porque el oro no aporta nutriente alguno.

Un amigo mío dice cuando le cuento lo loca que se vuelve la gente con tal o cual cosa y les están timando, que estos son signos de la decandencia de la sociedad, similar a mentalidad imperante en el imperio romano antes de caerse. El opina que la gente compra cremas con oro para sentirse rodeadas de lujo, y yo pienso que lo hacen porque alguien les ha engañado prometiendo cosas que no pueden relacionarse con el oro.

Alguna vendrá a decirme que su crema con oro le deja el cutis perfecto. No lo discuto, pero no será por el oro, sino por el resto de los ingredientes.

Y es que el oro, todo lo más que os puede dar, son brillitos dorados que se van al secarse la crema o al lavarse la cara. Y ahora que sabéis que no se absorbe, que no pasa a formar parte de nuestro organismo y que no aporta nutrientes, ¿ seguiréis pensando que merece la pena pagar más por una hidratante facial que contenga oro ?

PD: No os olvidéis del sorteo de este blog ( 18 de diciembre ). No contiene oro pero sí cariño 😉

Besitos de mapache potihólico 🙂