Bottega Verde, opinión sobre la marca

Opinión sobre los cosméticos Bottega Verde.

 Hola, potihólicas y potihólicos:

 De un tiempo a esta parte se vuelve a hablar en las comunidades virtuales de una marca “natural”, Bottega Verde. He probado muchos productos de esta casa hace años y lo primero que debo aclarar es que de natural tiene poco, como tampoco es muy natural Yves Rocher o The Body Shop, pero como no hay una legislación respecto a la etiqueta “natural” y queda bonita, todos se apuntan al carro.

 Que algo no sea natural no quiere decir que sea malo, ni que vaya a hacernos daño. Pero sí suele implicar que las materias primas con las que se elaboran son mucho más económicas que las otras, de manera general ( puede haber algún principio activo que rompa la regla ). Por eso me he decidido a hacer esta entrada para opinar sobre la marca, pese a que hace años que no compro nada suyo.

 Aprovecho para comentaros que ya no hace falta pedir los productos Bottega Verde on line, también los comercializa el  Círculo de lectores  y me imagino que habrá promociones en algunos productos.

Al margen de gustos personales, de manera general considero que los productos de Bottega Verde son demasiado caros cuando no se encuentra en promoción. Si hablamos de un descuento del 50%, que muchas veces se oferta en la web ya podríamos empezar a comparar con otros productos similares.

 En colorido la marca tiene algunos productos interesantes por ser diferentes, por incluir activos cosméticos adicionales como pueden ser vitaminas o autobronceadores. La pena es que la gama cromática sea tan limitada. Recuerdo que me gustaban sus productos en polvo por no resecarme la piel, mientras que los cremosos no me llamaron mucho la atención.

 Uno de los puntos fuertes a nivel de venta de la empresa son las líneas perfumadas. Hay aromas para todos los gustos, la calidad de estas líneas no es nada del otro mundo. No obstante hay productos más específicos para el cuidado corporal que sí me parece que pueden hacer la competencia a otros de precios similares, siempre hablando de cosmética no natural, con menos principio activo. Recuerdo cómo había ( ya no lo tienen ) un exfoliante corporal con arena de playa que era una maravilla para mi porque exfoliaba con mucha fuerza y uno de sus desmaquilladores de rostro se ganó mi afecto justo por lo contrario, por su suavidad. Por aquel entonces no había probado los productos sin sulfatos ni más aceites que el de almendras dulces, coco, monoi, rosa mosqueta, argán, árbol de té y unos pocos AES, luego era menos difícil sorprenderme para bien que ahora.

 En el campo del cuidado del cabello había productos extremos, algunos como los sprays desenredantes y protectores que cunden mucho y cumplen bien su función, por un precio competente, y otros como los champúes para cabello seco o debilitado que mejor olvidar.

 ¿ Volvería yo ahora a comprar algo de Bottega Verde ? Uff, sólo alguna cosa concreta si la encontrara a ( muy ) buen precio. Por ejemplo, algún producto de la gama de solares para el cabello o algún fango de tratamiento corporal. Los aceites puros no son malos pero sí demasiado caros.

La empresa es cruelty free pero no muestra la lista INCI en la web donde se muestran los productos, lo que puede llevar a confusiones con algunos.

 Besitos de mapache potihólico :).