MASCARILLA DE ARANDANO, DE BOTTEGA VERDE

Cuando vi que había una mascarilla para el contorno de ojos me pareció interesante, ya que esa zona debe evitarse al aplicarse mascarillas convencionales. Y al ver que el ingrediente estrella era el arándano negro o blueberry, me tiré de cabeza y no a por la monodosis, sino a por el tubito de 30 ml.

El producto es muy suave al tacto y tiene un ligero aroma a arándano, o a yogur de frutas del bosque.

Se debe aplicar una fina capa en el contorno de los ojos, con cuidado de que el producto no entre a los ojos, y dejarlo actuar 5-10 minutos, para luego aclararse con agua.

Pero como su textura no es grasa y se absorbe bien, yo uso menos cantidad y me lo aplico cual contorno de ojos, pero en lugar de un grano de arroz a cada lado, pues un guisante. Así en esos minutos se me absorbe todo o casi. Si sobra algo, muy poco, paso un algodón suavemente y listo.

De uso muy agradable, yo no veo grandes cambios en la mirada, tal vez porque no tengo bolsas y es raro que asomen algunas ojeras leves. Lo que sí noto es la piel de la zona más hidratada, como más «alimentada» o jugosa.

El precio del tubo es de 10 euros más o menos, pero de nuevo lo cogí con una oferta y pagué la mitad. Es un producto barato si atendemos a la cantidad que trae y al precio de los contornos de ojos. Porque no perdamos de vista que por poder, puede usarse como tal.

Besitos de mapache potiholico 🙂