MANTECA CORPORAL DE COCO THE BODY SHOP


Voy a hablaros de un «poti» que conocí gracias a una revista femenina, la cual compré por el regalo. Se trata de la manteca corporal de coco de Body Shop, y ya adelanto que no conozco el formato de venta ni el precio porque en mi ciudad hace años que no hay tiendas de esta casa. Mi cajita es de 50 ml. Con un envase de plástico robusto pero elástico y una apetitosa pegatina en la tapa de rosca marrón es como se presenta esta manteca corporal cuyo nombre puede llevar a engaño. NO ES UNA MANTECA PURA, sino una mezcla de sustancias hidratantes y gelificantes que dan a la crema blanca inmaculada una textura sólida, pero no pringosa.

Su olor está muy logrado, huele realmente a pulpa de coco, y también me recuerda a las natillas de coco, e incorpora parte del ingrediente cuyo nombre lleva en su composición.

A la manteca de coco de comercio justo se le suma la manteca de cacao, la de karité y el aceite de girasol, por ello el resultado tiene una capacidad hidratante, nutritiva y suavizante elevada, si bien no llega a tener la fuerza necesaria como para ser eficaz en talones o zonas especialmente rugosas.

Por cierto, a diferencia de las mantecas puras este producto se extiende divinamente por su textura tipo gel sólido, y se absorbe enseguida sin dejar sensación pringosa, tan sólo un rico aroma que perdura ummm.


Estas mantecas existen en diversos aromas, de hecho cuando probé el producto me gustó tanto que intenté comprar otra revista con otro aroma diferente pero ya estaban todas agotadas. Una lástima, me quedé con ganas de probar el aroma a mango ( debe ser pecado y todo ).

Evidentemente recomiendo el producto aunque me consta que es carillo, para usarlo en ocasiones especiales. También podéis hacer como yo y aplicarlo a las manos, pues además de dejarlas muy suaves el aroma nos acompaña al ir tecleando, escribiendo, etc.

Besitos de mapache potiholico.