Los modelos masculinos españoles arrasan

 Algo ha cambiado en España en las últimas tres décadas, para alegría de muchas pupilas.

 Sí, algo ha cambiado mucho en este país cuando al hablar del español que se trae a todas de calle hemos pasado de pensar en los personajes de Alfredo Landa para venirnos a la mente renombrados modelos modelos de la talla de Jon Kortajarena o Andrés Velencoso. Y no son casos aislados.

 Mido 1.75 metros y cuando era adolescente recuerdo que las ancianitas me decían que era muy buena moza, pero a ver dónde encontraba un novio que fuera más alto que yo. Exageraban un poco, siempre hubo chicos altos, pero es cierto que no tantos como ahora. Además ahora los chicos se cuidan más, vigilan su alimentación, frecuentan los gimnasios y siguen rituales de belleza, como hacemos nosotras. No es de extrañar que sea cada vez más frecuente toparse con azafatos y modelos masculinos en plena calle, en congresos, en eventos… Recuerdo cuando en un congreso de Bioética había UN azafato entre un montón de mujeres azafatas y se comentaba como diciendo, “mira qué modernos”. Y lo cierto es que el chico, además de guapo era muy atento. Lo dicho, alejado del estereotipo de las películas que se conocieron como “españoladas”.

 Aunque a mí me parece que nuestros chicos aún tienen poca confianza en su potencial, hablando de manera general. Y es que aún hay muchas más mujeres que trabajan como modelos y azafatas que varones desempeñando esta misma tarea, al menos en las provincias como la mía. Si un chico desea ser modelo suele necesitar mudarse a una gran ciudad, siendo Madrid el destino más deseado según tengo entendido. Se puede encontrar alguna agencia de modelos como por ejemplo la Agencia Ego en Madrid, donde además de poder seleccionar candidatos y candidatas que encajen con los cánones más demandados, es posible contratar modelos con otros estilos, edades y medidas. Pero todos tienen algo.

 Y digo yo, ¿ para cuándo una agencia unisex en Asturias ? Lo digo porque nos priváis de deleitarnos la vista más a menudo, que aquí tenemos muy buenos mozos. Pero está feo que nos los raptéis 🙁

 Besitos de mapache.