Cupcake labial, de H&M

¡ Hola potihólicas !

No me había olvidado de vosotras, he estado ausente por asuntos privados. Pero aquí vuelvo con un montón de reviews pendientes.
Sé que la cosmética H&M crea bastante interés por sus precios low cost. En mi ciudad no había apenas nada y un buen día me topo con varios estantes llenos de cosas. No sabía por qué decidirme. Por ejemplo, he leído que los polvos de sol son muy resultones, pero entre que tengo los míos de CARGO en polvera enorme y que no había tester allí se quedaron.

Compré una vaselina perfumada porque su cajita metálica me va a hacer mucho servicio, unas pestañas postizas que yo creo me quedan largas en lo que se refiere al rabillo del ojo ( encima las mías vinieron sin el folleto de instrucciones ) y cupcakes labiales ( uno para mí y algún otro para regalar ).
¿ Qué es un cupcake labial ? Pues sencillamente es como una servidora llama a los brillos labiales sólidos con algo de color y ligero aroma que ha sacado esta temporada H&M.

Se presentan con un envase que parece perfecto para colgar del árbol de Navidad ¿ a que sí ?. Bueno, de hecho hay otros similares sin color con forma de verdadera bola de Navidad. Ohhhhhh, un potiárbol de Navidad, ohhhhh( Mapachito soñando despierto ).

Vale, ya estoy de vuelta. Existen tres versiones de cupcake labial, aunque teniendo en cuenta que el mío es el más oscuro y no pinta salvo que uses mucho, pues la diferencia está principalmente en el aroma. El de las fotos es la variedad de vainilla, con un aroma suave, nada molesto. Existe otro un poquito más claro con aroma a fresa y un tercero con brillitos, de base de color muy clara, con aroma a mora.

La cantidad de producto es superior a 5 gramos, me parece adecuado para su precio: 1.95 euros . A mí personalmente lo que me chifla es el envase, y no veo la hora de gastarlo al menos hasta la mitad para, por obra y gracia del microondas, mezclar el producto que quede con alguna barra de labios rojiza que esté acabando y crear, así sí, un gloss con color en el mismo formato.
PD: Por si alguna no lo sabía, una vez la barra de labios ya no pinta más, queda como una cuarta parte o un tercio de producto. Se puede aplicar con pincel, o sacarlo con una pequeña espátula a un recipiente.
Besitos de mapache potihólico 🙂