Cómo tratar una picadura de abeja y una picadura de avispa

¿ Cómo tratar una picadura de abeja y una picadura de avispa ?

 

Las picaduras de abeja o de avispa pueden resultar mortales en caso de personas alérgicas a su veneno. Ante cualquier síntoma extraño como mareo o dificultad respiratoria se hace imprescindible acudir a un hospital inmediatamente.

 

En el caso de picaduras aisladas y personas no alérgicas, se pueden tratar las picaduras de forma casera, acudiendo al médico en caso de no mejorar en 24 horas.

 

 

 

Muchas veces se recomienda el mismo tratamiento para las picaduras de abeja y avispa. Aunque hay unas medidas higiénicas y químicas elementales, una vez aplicados, los remedios caseros para combatir el veneno de abeja y avispa son distintos, pues en pH ambos venenos también difiere. Es necesario aclarar que hay multitud de especies avispas, y la gravedad de la picadura depende además de la posible reacción alérgica, del tipo de avispa que nos ha picado.

 

Ante una picadura de abeja o de avispa lo primero es buscar si es que ha sido de abeja obrera ( el aguijón que habrá quedado en nuestra piel ). Cuando una abeja pica, muere al desgarrarse su abdomen dado que el aguijón, por su forma, queda enganchado en la carne del animal que es picado. Sin embargo las avispas emplean otro órgano, liso, para inocular el veneno y un mismo ejemplar puede producir varias picaduras. Las avispan, por si fuera poco, algunas también muerden con sus mandíbulas. Con cada picadura realizada con el aguijón se inocula veneno.

 

 

Cuando nos ha picado una abeja debemos retirar el aguijón con mucho cuidado con las uñas o con unas pinzas pero sin presionar la carne dónde está clavado. A partir de este punto, tratamiento de las picaduras de abeja y avispa es casi igual.

 

 

Lo primero es lavar la zona afectada con agua y jabón o aplicar un antiséptico para evitar que se infecte, y a continuación se aplica de manera local calor seco durante un instante, con cuidado de no llegar a quemarnos la piel. La aplicación de calor local intenso busca desnaturalizar el veneno, que es de naturaleza proteica. Con un par de minutos de aplicación de calor se intenta reducir la acción de las toxinas inoculadas alterando el pH de las mismas.

 

 

Tras aplicar calor, en el caso de las abejas las picaduras se tratan con agua con amoniaco, pues su veneno es ácido. Y en el caso de la picadura de avispa, alcalina, se aplica sobre la zona zumo de limón o vinagre. Este paso no es el más importante ni mucho menos.

 

Una vez hecho esto, intenta reducir la inflamación y la molestia aplicando frío en la zona. Lo más es acudir a una farmacia a por un producto específico ( antiinflamatorio o un corticoide local ), si no hay ninguna cerca y la persona no es alérgica con estas medidas será suficiente.

 

 

Importante: Siempre se debe consultar al médico cuando habido picaduras múltiples tanto si la persona es alérgica como si no. También casos de picaduras a niños pequeños o en zonas conflictivas como la lengua o el interior de la boca.

 

Las picaduras de algunas especies de avispas cómo es la avispa asiática suelen requerir siempre supervisión médica.

Besitos de mapache.raccoon gif mapache