Full of grace de Lush: no pero si.

Full of Grace de Lush es un serum facial sólido formulado sin agua.

Nutrición apara la rutina facial de una piel sensible.

 Hola potihólicas y potihólicos:

 El otro día os comentaba que había pedido dos productos elaborados con calamina a Lush, la limpiadora aqua marina y el serum sólido full of grace, y los resultados fueron un poco opuestos a los esperados. El serum full of grace lo pedí temerosa, sabiendo que no iba a hacerme daño pero no estando segura de que fuera “mi” producto, y estoy encantada con él. En primer lugar me gusta que sea un producto sólido, por su comodidad y por ser ecológico. Full of grace genera muy poco residuo.

 Aunque lo que más me ha sorprendido es lo mucho que cunde, pasa algo parecido como con el acondicionador sólido jungla, unos toques son suficientes y así lo que en principio parece un producto que va a durar X tiempo resulta amortizarse porque se usa pues como cinco veces menos. Visto así, los 20 gramos de full of grace a unos 12 euros me parecen un chollo.

 Vayamos a la eficacia. Este producto está pensado para ser usado antes de la hidratante, sobre la piel limpia y seca, y aportarle nutrición y calmarla. Lo cumple, y esto entronca con el tema de la mucho que cunde. Con pasar tres veces los dedos con suavidad pero lentamente sobre la superficie del producto obtengo la cantidad suficiente de producto como para irme a dormir y notar al rato la piel con más confort. La combinación de este serum con la crema facial Organic Rose de mis amores de MuLondon ya convierten el ritual nocturno de hidratación en un verdadero tratamiento de lujo.

 Me aplico full of grace de Lush en frente, pómulos, mejillas y nariz, las zonas que se me enrojeces y a veces “tiran”. También se puede usar en el contorno de ojos, aunque yo no lo he probado en esa zona de momento.

 Los ingredientes de este producto son bastante desconocidos para mí, pues está elaborado con plantas de la zona de la Amazonia y de esas sólo conozco bien un par. Sí me podía hacer una idea de la textura final porque uno de sus ingredientes es la manteca de un pariente del cacao, luego ya me imaginaba algo más sólido que los productos a base de karité, y justo eso me hacía recelar un poco. Pero el hecho de contener calamina, muy calmante, y champiñones me hizo arriesgarme.

 No os riais, he leído maravillas acerca del uso de distintas setas en cosmética y ya tenía yo ganas de ver qué tal resultan. Vale que el champiñón es el más humilde, pero la cosa es que me va bien. Yo no pude hacerme con aquellas famosas muestras de un serum de hongos que muchas tiraron a la basura creyendo que estaba malo ¡ por oler a setas !

 Si debiera dar una nota a este producto, así como en el cole, diría que su eficacia es de 9 y su comodidad y capacidad de ser amortizado de 10. Es evidente que se ha ganado un hueco en mi coranzoncito potihólico.

 Besitos de mapache 🙂