Los mejores aceites para el cabello

Los mejores aceites para el pelo, para recuperar el cabello dañado, para aumentar su brillo natural o para evitar el encrespamiento. Todos naturales, para usar puros o en mascarillas capilares, como tratamiento prelavado o para proteger las puntas.

Aceites para pelo seco o graso, encrespado, apagado, liso o rizado… y para el cuero cabelludo.



Ni las siliconas ni las parafinas restauran tu cabello. Los que acuden al rescate son los aceites y mantecas vegetales. Hay un aceite natural para cada necesidad capilar, y si das con el tuyo verás cómo te luce le pelo, sin doble sentido.


Te dejo con la lista de los verdaderos secretos de belleza para tu cabello.


Aceite de almendras dulces para todo tipo de cabello


El aceite de almendras dulces es ligero y económico. Fue el segundo aceite vegetal que probé a aplicarme puro en la melena y supuso un gran descubrimiento porque yo antes usaba monoï.

Jamás he usado los falsos aceites monodosis en formatos de 10-15 ml que se aplicaban tras templarlos en el microondas. Si eres muy joven o te has aficionado a la cosmética hace pocos años, es casi seguro que no sepas de qué te hablo. Eran una especie de mascarillas monodosis líquidas, más ricas en aceites que los productos capilares normales, pero no eran aceites puros.

En su lugar, para probar esa comodidad que suponía aplicarse una cantidad discreta en medios y puntas, cepillar el cabello con cuidado, dejarlo actuar 20-30 minutos y lavar con un champú suave para un resultado de anuncio probé con el aceite de almendras dulces.


¿Por qué? Porque era un remedio casero tradicional de los países mediterráneos, porque resultaba mas económico y porque me gustaba mucho cómo lo absorbía mi piel, en aquel entonces atópica pero con algo de acné adulto. Como también me lo aplicaba tras la ducha, lo compraba en frascos de medio litro.

Sin atemperarlo, porque no había microondas en casa y usar el baño maría para eso me parecía un engorro, obtuve unos resultados que superaban con creces los de cualquier mascarilla convencional en cuanto a brillo y suavidad. Era una forma de nutrir los medios y puntas de una melena por la cintura anclada en un cuero cabelludo extraseco, y una liberación del uso incondicional de mascarillas capilares. Me lo aplicaba una o dos veces al mes.

Poco a poco fui aplicándomelo más cerca de la raíz, hasta llegar a extender unas gotas de aceite de almendras dulces en el cuero cabelludo cuando estaba muy reseco. Esto solo lo recomiendo a quienes tengáis el cuero cabelludo seco o muy seco. Pero la aplicación en medios y puntas es apta para todo tipo de cabello, siempre que no seas alérgico a los frutos secos. Si tu cabello es corto no deberías necesitar aplicarle aceites salvo que sea muy rizado, y un cepillo de cerdas naturales será todo lo que necesites para asegurar brillo y suavidad.


Aceite de coco para los cabellos más secos

Te comentaba que el primer aceite vegetal puro que me apliqué en el cabello fue el monoï, que es un macerado de flores de tiaré en aceite de coco.


El aceite de coco imita en cierto modo el sebo natural, por lo que hace maravillas en el cabello muy seco.


Se pueden aplicar unas gotas en medios y puntas unos minutos antes del lavado, distribuirlo bien y disfrutar del aroma. También se pueden añadir unas gotas de aceite de coco al champú, aunque este truco da pocos resultados, o al acondicionador o mascarilla capilar que usemos después.


Si no lo vas a enjabonar después, jamás te apliques aceite de coco o monoï puro en las raíces del cabello, porque se te quedará el pelo apelmazado o, al menos, con poco volumen.


¿Qué diferencia hay entre el aceite de coco y el monoï? El segundo es un macerado. Pero, a nivel del tratamiento del cabello, el monoï ofrece unos resultados mucho mejores que el aceite de coco en cuanto a brillo y reparación del castigo que puede suponer para la fibra capilar el uso de secadores potentes.


Digamos que si tu problema es solo un cabello muy seco y con frizz, el aceite de coco te sirve perfectamente, pero si deseas más brillo, el monoï marcará la diferencia. Ambos aceites vegetales puros están prohibidos a cabellos grasos, y no son recomendables en cabellos con poco volumen. En estos casos deberás rebajarlos con un aceite menos untuoso, como puede ser el de almendras dulces.


Aceite de Buriti para el cuero cabelludo


Ya tengo el frasco grande de aceite de buriti en mis garritas de mapache y no veo la hora de probarlo. Empezaré dejándolo actuar media hora, aplicando unos 5 ó 10 ml en el cuero cabelludo con un suave masaje.

En concentraciones de hasta el 10%, el aceite de aguaje se añade a preparados para reducir la descamación del cuero cabelludo. Descamación, no caspa.

Como mi cuero cabelludo es ultraseco, voy a probarlo puro, como si de un serum se tratara, confiando en que un champú suave sea suficiente para eliminar el color naranja rojizo que deja en la piel si no mides mucho la cantidad que te aplicas. Al fin y al cabo, el aceite con amla de Khadi se va bien con el lavado.


Aceite de germen de trigo para enriquecer los champús para cabellos secos

El aceite de germen de trigo hace maravillas en el cabello seco, pero no debes aplicártelo puro porque será difícil de eliminar, al menos con productos limpiadores suaves.

Con tan solo aplicar un poco a un champú, los cabellos secos y castigados se van recuperando. Las proporciones más habituales son del 2-3%, en una base limpiadora suave. Así, enriqueciendo un shampoo, sí lo puedes aplicar en el cuero cabelludo si lo tienes reseco.


Aceite de ricino puro combinado con otros aceites vegetales


El aceite de ricino es la estrella del cuidado capilar. Barato, fácil de encontrar en muchos países, muy nutritivo y con un efecto fortalecedor del cabello, debes combinarlo con otro aceite vegetal para lograr una mezcla adecuada a tu pelo o a tu cuero cabelludo.

Se dice que el aceite de ricino, cuando se aplica sobre el cuero cabelludo en un tratamiento prelavado, estimula el crecimiento del cabello. Desconozco si esto tiene alguna base o no, pero te comento que es casi seguro que el aceite de ricino puro sea demasiado para tu cuero cabelludo. Yo lo uso para desmaquillarme los ojos y termino dejando que el residuo que no logro quitar con una minitoallita reutilizable de microfibra sea mi contorno de ojos esa noche.


Me da la impresión de la impresión de que las melenas oscuras lisas o un poco onduladas, son las que más se benefician de las recetas caseras con aceite de ricino, pero puedo estar equivocada. Si mi cabello fuera rizado no dudaría en darle una oportunidad también.


Aceite de café verde y aceite de café casero (mejor el primero)


Algo que tengo pendiente de probar más adelante y una entrada que os debo. Se habla mucho de añadir café al shampoo para acelerar el crecimiento del cabello. La cosa no es tan simple, pero hay una pequeña base científica en el uso de determinadas concentraciones de cafeína sobre el cuero cabelludo para disminuir la caída capilar.

Es muy probable que el aceite de café no coincida con las concentraciones idóneas, pero tengo un pequeño frasco por casa y me encanta su aroma. Es bastante ligero, poco untuoso, de absorción relativamente rápida. Tonifica la piel, diría que no engrasa (a mí pocas cosas me la pueden engrasar, por la atopía) y su olor a café verde se me antoja lujoso. Soy cafetera, lo reconozco.

Cuando reponga existencias, pillaré un frasco de mayor tamaño y será cuando lo pruebe en el cuero cabelludo, sin grandes esperanzas de que acelere el crecimiento capilar, pero sí para ver si tonifica el cuero cabelludo y mejora el brillo y el cuerpo del cabello desde la raíz.

Existen recetas para preparar aceite de café en casa. Unas son más sencillas que otras, en ningún caso será un aceite puro de café, sino un macerado o algo parecido, y de café tostado, no de café verde. Si te animas a probarlo, cuéntame qué tal te ha ido. Elige el aceite vehicular más adecuado para tu cuero cabelludo para preparar la receta.


Aceite de Marula para aumentar el brillo del cabello


Aceite de marula para el cabello es uno de los reclamos publicitarios de productos capilares de los dos últimos años.

Aplicado en las puntas, es muy nutritivo, como sucede con el aceite de rosa mosqueta. Sobre lo de que proporciona brillo, es cierto, pero su pH no difiere mucho de los demás aceites, por lo que usar aceite de marula para aumentar el brillo capilar me parece una alternativa cara.

Lo bueno del aceite de marula frente al de rosa mosqueta es que se puede aplicar sobre el cabello seco sin que lo engrase, teniendo mucho cuidado de usar una pequeña cantidad.

Aceite de camelia para un cabello brillante

De composición similar al aceite de oliva pero con un tacto mucho más ligero. La piel lo absorbe con facilidad y el cabello no se engrasa con el aceite de camelia aplicado en seco, entre lavados.

El aceite de camelia (no confurdir con el aceite de Camellia sinensis) facilita el desenredado y apenas tiene aromas, por lo que si lo encuentras a buen precio y tu cabello es liso u ondulado, no lo dudes y dale una oportunidad. No sé si nutre y desenreda tanto como necesita un cabello rizado natural o el pelo afro que responden bien al aceite de coco y a la manteca de karité como mascarilla capilar.

Hago inciso en lo del precio del aceite de camelia porque es un producto de uso alimentario, que en algunos países se vende con un precio desorbitado. Tal vez en alguna tienda grande de alimentos asiáticos puedas comprar aceite de camelia barato, y si no, en iherb: https://iherb.co/9aBo7GjR

Las diferencias entre una especie de camelia y otra no justifican las barbaridades de precio que se pueden ver en algunas marcas.

meme mapache se tenia que decir y se dijo

Aceite de karité


Menos untuoso que la manteca de karité y más asequible. El aceite de karité es el subproducto que resulta de extraer la más pura manteca de karité para usarla en la elaboración de bombones y chocolate. También en postres veganos.

El aceite de karité es menos efectivo como antiinflamatorio cutáneo, pero en el cabello no se necesita tanta pureza.

No se puede aplicar en el cabello sin humedecer porque lo engrasa demasiado y, para usarlo como mascarilla con aclarado, se debe tener el cabello muy seco y usar poca cantidad. Es más fácil no equivocarse aplicando un poco de aceite de karité sobre el cabello ya enjabonado, formando un 2 en 1. O bien añadir una gotita de champú para ayudar a retirar el aceite puro si se usa como mascarilla, salvo en el caso de pelo afro. Quienes tienen cabello afro y largo suelen usar manteca de karité pura o rebajada con algún aceite vegetal ligero como mascarilla capilar,
creo que previa al lavado.

Ni el aceite ni la manteca de karité son aconsejables para cabello lacio y sin volumen, aunque se aplique antes del champú.


Aceite de oliva para los cabellos más castigados


Remedio de nuestras abuelas, el aceite de oliva sirve para preparar diferentes mascarillas caseras para las melenas castigadas, para nutrir el cuero cabelludo reseco si se aplica en él antes del lavado (a mí me produce respeto) o para enriquecer acondicionadores normales al mezclarlos con un poco de aceite de oliva.

Si se añade cera de abejas a un poquito de aceite de oliva y se funde con calor moderado, se obtiene el protector de puntas de las postguerra española. A mí no me convence este uso porque deja residuos.


Aceite de cáñamo para cuero cabelludo graso (consultar con un dermatólogo en caso de dermatitis seborreica)


El aceite de cáñamo es seborregulador y lo mismo alivia las pieles secas que las pieles grasas. Se recomienda su uso como tratamiento prelavado en caso de caspa grasa, pero mi consejo es preguntar antes al médico si vuestro cuero cabelludo presenta dermatitis seborreica, porque se supone que os habrán prescrito el uso de unos productos no pensados para aplicarse sobre un prelavado oleoso.


Como verás, hay varios aceites y mantecas vegetales para cuidar el cabello. Seguro que donde vives, en tu cocina, encuentras alguno. No gastes demasiado en estos ingredientes naturales salvo que tengas un problema de piel muy concreto, porque lo que es la fibra capilar en sí no necesita más que el aporte de lípidos que le falte. Me refiero a que el cabello no se inflama, no tiene granitos, etc. Ojo, que el cuero cabelludo sí, y es cuando se puede justificar usar algún aceite exótico si va bien. En mi opinión, lo mejor es ir probando primero con lo más cercano y barato, siempre que no esté contraindicado.

Summary
Aceites vegetales para el cabello
Article Name
Aceites vegetales para el cabello
Description
¿Cuáles son los mejores aceites para lucir un CABELLO SANO Y BRILLANTE? ¿Y para sanear el cuero cabelludo? Entra y elige el tuyo.
Author
Publisher
Potiholic blog de belleza natural
Logo