Aceite de rosa mosqueta para uso oral

 Cápsulas de rosa mosqueta. Aceite de rosa mosqueta apto para uso oral Pranarôm.

 Hola, potihólicas y potihólicos: Hace un año y pico fui una niña tan buena tan buena que sus majestades de oriente me obsequiaron con un lote de productos Pranarôm. En él se incluían cápsulas de aceite de rosa mosqueta para uso oral. Que a nadie se le ocurra probar a tomar aceite de rosa mosqueta convencional, por bueno y puro que sea, pues es tóxico.

 Desconozco el tratamiento que se hace al aceite de rosa mosqueta para uso oral, pero sí sé que cuando se hace decocción con escaramujos no conviene sobrepasar la dosis de cuatro escaramujos al día, por una toxina que se encuentra en el aceite de las semillas, mientras que si se infusionan las cáscaras por separado uno puede tomar el té a discreción. De todas formas, las indicaciones de la infusión de escaramujos y el uso de aceite de rosa mosqueta por vía oral son diferentes.

 El aceite de rosa mosqueta, empleado por vía oral, promete mejorar el estado de piel, uñas y cabellos. Como siempre digo, mejorará a quien necesite un plus de algo, porque lo que hace es aportar nutrientes que, en caso de carencia, repercuten en el aspecto de estas estructuras. En casa repartimos las cápsulas entre mi madre y yo, con lo que salimos a unas tres semanas de tratamiento cada una ( tomamos una cápsula diaria en lugar de tres o cuatro ). Teníamos curiosidad. Tres semanas es un tratamiento corto, aunque como consumimos el producto porque lo habían traído los Reyes Magos y no por necesidad tampoco nos íbamos a poner exigentes. Pero os comento esto para indicar que mi experiencia está un poco sesgada.

 Al finalizar las tres semanas de consumo lo que yo noté fueron las uñas aún más fuertes, con una superficie brillante. Esto puede ser interesante para muchas de vosotras, pero en mi caso la dureza natural de mis uñas no es tal bendición, pues cuando las engancho muchas veces rompen a la altura de la carne, en ocasiones hasta se desprenden un poco. Eso sí, se veían más bonitas al desmaquillarlas pero, al fin y al cabo, raro es verme con las uñas desmaquilladas más allá de un día a la semana.

 Mi madre, de piel más grasa y cabello resistente, no notó nada. Cierto es que ella es poco observadora para los tratamientos, ella quiere resultados inmediatos o se vuelve perezosa. De hecho era yo quien le recordaba que se tomara la cápsula a ver qué tal.

 ¿ Repetiría con el producto ? El aceite de rosa mosqueta aporta ácidos grasos y lípidos vegetales insaturados, que repercuten en la salud de la piel. Pero en mi caso mi alimentación en rica en estas sustancias, por lo que no necesito un suplemento. La vitamina C que también proporciona el producto ya la consumo por separado, luego a mí no me compensa este producto. No obstante, a quienes lleven una alimentación basada en los productos de origen animal y con poca variedad de grasas vegetales sí podría venirles bien. Sobra decir que una cápsula diaria con un poquito de aceite no va a acabar con la línea de nadie.

 Y hasta aquí el review de hoy, diferente por tratarse del único producto Pranarôm de cuantos he probado hasta la fecha que ni fú ni fa. Por cierto, este año estoy siendo aún más buena, ¿ oído cocina ?

 Besitos de mapache potihólico 🙂